Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/610406
Daniel Michelini

Periodista

Opinión

Capitanich mostró otro músculo con los gobernadores y continúa pensando en ser opción nacional para el 2023

Con Resistencia otra vez como el escenario de un hecho político importante a nivel nacional, el gobernador chaqueño encabezó la consolidación de la Liga de Gobernadores que tanto buscó. Reclamos y marcada de cancha a Nación.

Jorge Capitanich y Áxel Kicillof

Jorge Capitanich tuvo un súper viernes, para cerrar así dos meses de pura construcción política. En Resistencia, primero encabezó junto al ministro de Trabajo Claudio Moroni el Consejo Federal del Trabajo. Luego fue al Consejo Federal de Hidrovía junto al ministro de Transporte Alexis Guerrera. Cerró la mañana junto a otros 13 gobernadores con los que terminó de darle forma al Consejo de Gobernadores .

Así le dio un buen cierre a dos meses intensos, que tuvo a la capital chaqueña como centro de la agenda política nacional con la visita de Cristina Fernández de Kirchner primero y de Alberto Fernández después, ambos en momentos en donde la interna del Frente de Todos iba en aumento. Además, Capitanich también juntó la cabeza de todos los intendentes chaqueños oficialistas y realizó varios viajes a Buenos Aires.

El hecho que mayor trascendencia tomó durante el viernes fue la Liga de Gobernadores. Es que allí 17 mandatarios oficialistas marcaron la cancha a nación, volvieron a pedir medidas que impacten en el freno a la inflación y le tiraron la pelota a la administración de Fernández por la falta de combustible en varias provincias e insistieron con una repartija equitativa de los recursos.

LA LIGA DE GOBERNADORES

Capitanich venía insistiendo con constituir una Liga de Gobernadores. El primer paso del grupo de mandatarios fue el impulso de una Corte Suprema de 25 miembros. Ahora, en el Gala, se terminó de darle forma. Si bien insisten con que el espacio va más allá de los partidos, por el momento no hay ningún opositor, ni siquiera están los peronistas –cada vez más alejados del gobierno- Juan Schiaretti (Córdoba) y Omar Perotti (Santa Fe).

La Liga de Gobernadores

Con su documento final, los Gobernadores reunidos en Chaco piden más presencia a la hora de la toma de decisiones. "Queremos ayudar a construir un modelo de gestión descentralizada de gobierno con el objeto de fomentar la producción de bienes y servicios, potenciando la generación de empleos de calidad", afirmaron y agregaron: "Las provincias son preexistentes a la Nación, por lo tanto, exigimos ser partícipes ante decisiones que nos afecten".

Además, no esquivaron un tema que tomó la agenda durante la semana y generó un nuevo terremoto dentro del Frente de Todos: "Transformar planes sociales en trabajo digno es el desafío de nuestro tiempo, y debemos lograrlo entre todos los que tenemos responsabilidad de gobierno en diferentes niveles".

Respecto a la incesante suba de precios, dijeron que "pretendemos también alertar sobre el impacto de la inflación en los ingresos de las familias argentinas, a los efectos de solicitar la implementación de medidas específicas destinadas a desacelerar su impacto de manera clara y sostenida".

Y luego acusaron de inacción, o al menos falta de previsión, al gobierno nacional por la faltante de combustible, tema sobre el que pidieron a las autoridades "la definición de un plan concreto para resolver el abastecimiento de combustibles líquidos, como así también generar las condiciones de inversión y planificación para que este inconveniente no vuelva a repetirse el año próximo".

Con este escenario, en la conferencia de prensa posterior, un colega preguntó cómo debería leerse políticamente esta Liga de Gobernadores. El que tomó el micrófono fue el santiagueño Gerardo Zamora, quien respondió que el objetivo era tener una construcción federal.

Jorge Capitanich en la conferencia por la Liga de Gobernadores

Pero lo cierto es que Capitanich logró conformar un nuevo polo de peso dentro del Frente de Todos, con el objetivo de que el conglomerado de gobernadores haga las veces de tercero en discordia, se meta en la discusión y logre romper la hegemonía de la interna Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner.

El chaqueño aún analiza un salto a las grandes ligas. Desde su entorno cuentan que con esto logró ponerle el moño a un trabajo silencioso que comenzó a fines del 2020 con el Consejo Regional del Norte Grande. Ahora integra como principal impulsor dos espacios que le permiten inmiscuirse en la agenda de la Nación.

LA LAPICERA

Más allá de la Liga de Gobernadores, Capitanich dio un interesante discurso en el Consejo Federal del Trabajo, la primera actividad de la mañana. A su lado lo tenía a Claudio Moroni, parte del equipo económico del Presidente y uno de los siempre apuntados por el sector más kirchnerista del oficialismo.

En el medio de algunos elogios y de ponderar el crecimiento del trabajo privado en Chaco, el montenegrino afirmó que "tenemos que reivindicar nuestros principios sociales esenciales: primero, el constitucionalismo social; segundo, el trabajo no es una mercancía; tercero, que los derechos del trabajador son inalienables".

En su análisis del mercado laboral, criticó la alta informalidad y destacó la estrategia de "generar las condiciones de ver cómo resolver estos problemas". "En el Norte grande hemos logrado tener contribuciones patronales de carácter diferencial, en el caso de nuestra provincia generamos un aporte complementario", dijo pero lamentó que a pesar de eso "no hemos observado una dinámica donde la herramienta automáticamente genera inversión".

Capitanich en el Consejo Federal del Trabajo, con Moroni a su derecha

Entonces, dijo que "no solamente tenemos que actuar con incentivos, sino que tenemos que actuar con la dureza de la fiscalización, porque muchos empresarios argumentan que efectivamente no pueden pagar el costo laboral pero en definitiva acumulan riqueza, acumulan recursos y no son capaces de distribuir . El Estado debe tener capacidad regulatoria y el Estado también debe inducir en la defensa del trabajo, de los trabajadores y de la distribución justa y equitativa del ingreso. Para eso estamos donde estamos. Porque si no existe una voracidad corporativa de empresarios inescrupulosos, no todos". A su modo, pidió, como Cristina, que se use la lapicera .

Por si quedaban dudas, sumó: "Necesitamos que el Estado logre generar condiciones de fiscalización en el marco de la ley. Con semejante cantidad de herramientas e instrumentos, la informalidad laboral debe bajar drásticamente y eso es un gran desafío desde el punto de vista de la capacidad regulatoria de nuestros respectivos gobiernos trabajando mancomunadamente con Nación".

En ese contexto, a modo de receta con perspectiva nacional, opinó que "si logramos más formación técnica profesional con salida laboral, más empleo joven, reducir la informalidad laboral y recuperar el poder adquisitivo del salario, no cabe la menor duda que estaremos corrigiendo uno de los problemas históricos del país, que son las tres asimetrías en la distribución del ingreso: la espacial entre distintas regiones, la funcional entre trabajadores y empresarios y la intertemporal entre jóvenes y adultos/adultos mayores".

Y para terminar, repitió algo que lo dice hace unos meses cada vez que toma contacto con medios nacionales y es que "Argentina tiene un escenario extraordinario de oportunidades: el mundo demanda alimentos, lo podemos producir; el mundo demanda reactores nucleares, lo podemos producir; el mundo demanda energía solar, eólica y de hidrógeno verde, lo podemos producir; el mundo reclama gas y petróleo, tenemos la segunda y la cuarta reserva de sheil gas y sheil oil; el mundo reclama más procesos de farmacología humana y animal, lo tenemos; biotecnología moderna, lo tenemos; tenemos minerales estratégicos".

"Finalmente de eso se trata nuestro desafío: generar las condiciones para que nuestros trabajadores y nuestras trabajadoras realmente estén en mejores condiciones", cerró al costado de Moroni.

En su mirada nacional, también pide generar consensos para poder avanzar en medidas, aceptando que hoy nadie tiene una mayoría que permita cambios importantes y que "los opositores siempre van a tratar de maximizar la estrategia opositora con el objeto de lograr finalmente ser alternancia", tal como lo explicó antes de la llegada de los gobernadores.

En ese sentido, planteó "ver qué mano le podemos meter a la figura del Jefe de Gabinete de Ministros". Habló de la posibilidad "un acuerdo político" y lo explicó: "Yo tengo que buscar una fuerza en el Congreso que si yo necesito los diputados adentro, necesito construir una coalición. ¿Cómo construís una coalición? Sumando a un Jefe de Gabinete o Ministros al Ejecutivo para lograr que efectivamente se trate de un gobierno de coalición".

A LA ESPERA DE UNA DECISIÓN, QUE NO LLEGARÁ TEMPRANO

Mientras tanto, en el PJ chaqueño son varios los que están con el cuchillo y el tenedor a la espera de una decisión de Capitanich. Es que si finalmente integra una fórmula nacional en el 2023, más de uno pretende ser el candidato a gobernador.

Capitanich más de una vez dijo que le gustaría que al menos un gobernador se presente en las PASO presidenciales y también conocido es que a él le interesaría ser ese gobernador. En ese contexto, colaboradores caminan el Gran Buenos Aires difundiendo la propuesta y hablando con varios sectores, incluso por fuera del peronismo tradicional. Hay aceptación, afirman.

Jorge Capitanich

Pero una posible candidatura de Capitanich dependerá de varios factores, como por ejemplo que termine de consolidarse como el jefe de los gobernadores. También el avance de la macroeconomía marcará los destinos de Alberto Fernández, para saber si le da la espalda para buscar una reelección o no. Finalmente conocer el futuro político de CFK.

Mientras los días pasan, todos analizan escenarios. Gustavo Martínez fue el que ya avisó que será candidato si no lo es Capitanich, Peppo está en el pelotón y aseguran que los "coquistas" también reclamarán un lugar. ¿Y los intendentes jugarán? "Los intendentes siempre son oficialistas ", decía a este medio un conocedor del peronismo chaqueño. Quiso decir que los jefes comunales jugarán más fuerte, seguramente, cuando Capitanich decida su futuro.

Es que otra de las posibilidades que también está sobre la mesa es la repetición de la fórmula, que Capitanich busque otros cuatro años en la provincia y que el 2027 finalmente sea su hora de partir. De suceder eso, aseguran, casi que no habrá oposición en el PJ.

COMENTÁ EN FACEBOOK: HACÉ CLICK ACÁ