Jueves, 31 Marzo, 2016 - 09:35

Rozas: “Alfonsín fue un guerrero ético que dio todo por su país”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Presidente del Bloque de senadores Nacionales de la UCR y del Interbloque Cambiemos, Ángel Rozas, recordó, mediante un comunicado de prensa, el 7° aniversario del fallecimiento del ex Presidente Raúl Alfonsín, acontecido el 31 de marzo de 2009 a los 82 años.

“La historia de Raúl Alfonsín comenzó en las primeras décadas del siglo XX, ese siglo que lo tendría en su final como máximo protagonista y recordado históricamente por tantas naciones del mundo y por sus compatriotas. En 1927, cuando el gobierno de Torcuato de Alvear llegaba a su fin e Hipólito Yrigoyen arrasaba por segunda vez,  Raúl Alfonsín venía a este mundo. La paradoja: él nació en las vísperas del primer golpe militar y sería él quién daría fin a décadas de instituciones violadas e inicio al período más extenso de democracia en Argentina”.

“Alfonsín era un lector inagotable, multifacético. Participó en la fundación y fue colaborador del diario El Imparcial, iniciando un largo camino de colaboraciones periodísticas. En 1951 accedió a su primer cargo electivo: Concejero Municipal. Presidente del Comité Radical de su pueblo. Duró cuatro años en el cargo, durante el peronismo estuvo varias veces preso, pero fue liberado antes del golpe militar del 16 de septiembre de 1955”.

“En 1954 fue elegido concejal en Chascomús y un año después encarcelado por la Revolución Libertadora. En 1958 fue electo Diputado Provincial en la Provincia de Buenos Aires, y en 1963 fue elegido como Diputado Nacional. En esos años fue vicepresidente del Bloque de Diputados Nacionales de la Unión Cívica Radical del Pueblo (UCRP). Finalmente, en 1965 fue elegido Presidente del Comité Provincia de Buenos Aires de la UCRP”

“En 1965 ya era el número uno del radicalismo bonaerense y su candidato a gobernador para unas elecciones que nunca ocurrieron: el 28 de junio de 1966, el general Juan Carlos Onganía derrocó a Illia. Alfonsín se replegó a su estudio de abogado en Chascomús. Estudió inglés y fue uno de los fundadores del periódico quincenal Inédito. Escribía con el seudónimo de Alfonso Carrido Lura o como Serafín Feijó. A fines de 1966, la policía lo detuvo un breve tiempo por reabrir un comité radical”.

“Creó el Movimiento de Renovación y Cambio (MRC) dentro de la UCR. En 1973 fue electo nuevamente Diputado Nacional. En 1975, tres meses antes del golpe militar, Alfonsín fue una de las personalidades que fundaron la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH). Esta fue la primera asociación creada en Argentina para hacer frente a las violaciones sistemáticas de los derechos humanos que en aquella época comenzaron con la actividad de la "Triple A".

“Con la dictadura, y a diferencia de otros que hoy parecen haber perdido la memoria, Raúl Alfonsín puso gratuitamente su servicio de abogado para defender opositores y presentar hábeas corpus por los detenidos-desaparecidos. Con esta actividad se estaba jugando su propia vida. También realizó numerosos viajes denunciando la masiva violación de derechos humanos que se estaba produciendo en nuestro país”.

“En septiembre de 1981 falleció Balbín y Alfonsín se convirtió en el principal líder de la UCR. Ese año publicó La cuestión argentina. Y, luego, Ahora, mi propuesta política y Qué es el radicalismo. Durante la guerra de Malvinas, en 1982, fue el único líder que no se sumó a la ola triunfalista: denunció la manipulación de la dictadura”. 

“El radicalismo presentó la formula Alfonsín-Martínez para las elecciones presidenciales de 1983. Mientras Alfonsín cerraba la campaña con el Preámbulo de la Constitución, con el “somos la vida, somos la paz”, otros continuaban con la violencia.   El 30de octubre de 1983 la fórmula de la UCR gana las elecciones por el 51,7% de los votos. El 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, Alfonsín asumió el gobierno en medio de multitudinarios festejos de los argentinos por el fin de la dictadura”.

“Ante la Asamblea Legislativa anunció los ejes de su futura gestión: la derogación de la Ley de Amnistía, el fin de la Doctrina de Seguridad Nacional (DNS), la ejecución del Plan Alimentario Nacional (PAN), una reforma administrativa del Estado y de varias instituciones como la Universidad, reinstaurando el gobierno tripartito; la reforma laboral; obras públicas y protecciones arancelarias para la industria; y el Plan Nacional de Alfabetización (PNA), entre otras medidas”

“Había prometido impulsar los juicios "sin fueros especiales" por violación a los derechos humanos y anular la ley de autoamnistía. El 12 de diciembre de 1983, anuló esa ley y al día siguiente firmó los decretos 157 y 158, que ordenaban el procesamiento de las cúpulas guerrilleras del ERP y Montoneros y de los comandantes de las primeras tres juntas militares. Creó la Comisión Nacional Sobre Desaparición de Personas (Conadep), cuyo objetivo era documentar las violaciones a los derechos humanos, que estuvo integrada por un grupo de personalidades y presidida por el escritor Ernesto Sabato.  El Juicio a las Juntas fue único en el mundo, fue memorable y el “Nunca Más” del fiscal Julio Cesar Strassera persiste en el incansable pedido de memoria, verdad y justicia”. 

“El 8 de julio de 1989 entregó el bastón y la banda presidencial a Menem. Fue la primera vez en todo el siglo XX que un presidente electo le entregó el poder a otro partido. Alfonsín había jurado que dejar el gobierno no implicaba dejar la política: "Resigno mi investidura presidencial, pero no declino mi responsabilidad ni abandono la lucha, que desde ahora continuará hasta tanto Dios me dé fuerza para ello". 

“En 1992, creó la Fundación Argentina para la Libertad de Información (FUALI), desde donde publicó Alfonsín responde y Democracia y consenso. En 1993, Alfonsín decidió volver a disputar la interna partidaria y el 13 de noviembre de 1993 obtuvo la presidencia de la UCR. El 13 de diciembre Alfonsín y Menem firmaron el "Pacto de Olivos" y se selló el acuerdo para la reforma constitucional. Para Alfonsín, se trataba de la modernización y flexibilización del sistema presidencialista”. 

“Fue su coordinador general y director  de su Instituto Programático (IPA). En febrero de 1999, Alfonsín tuvo un accidente automovilístico en Río Negro. Se rompió  nueve costillas y sufrió varias lesiones graves. Gran parte del arco político lo apoyó en su rápida recuperación. A fines de 1999 Alfonsín ya estaba recuperado de su  accidente y fue designado vicepresidente de la Internacional Socialista. Volvió a presidir la UCR en diciembre de ese año”. 

“Entre  1984 y 1999 fue ungido Doctor Honoris Causa por catorce universidades. Recibió nueve medallas de  honor y condecoraciones por los gobiernos de Venezuela, Colombia, España, Perú, Alemania, Japón, Brasil, Italia y  Chile. Fue premiado por el Consejo de Europa; la Internacional Liberal; la Fundación Príncipe de Asturias por la Cooperación Iberoamericana. Fue miembro de nueve organizaciones como el Centro Carter de Atlanta; el Diálogo Interamericano, el Club de Madrid, la Comisión  Sudamericana de Paz y la Internacional Socialista”.

“El 1° de octubre de 2008, la presidenta Cristina Kirchner lo recibió junto con el gobierno en pleno y miembros del radicalismo, socialismo y  otros partidos, en la Casa Rosada donde se  le rindió homenaje y se descubrió su busto en el Salón de los  presidentes. Alfonsín leyó allí lo que se considera su testamento político”.

“Alfonsín demostró que se puede ser político y honesto a la vez. Que la austeridad enriquece más que el oro. Nunca nadie hizo más por la promoción y defensa por los derechos humanos que él. Hoy, cuando el cambio se enfrenta a más de una década de corrupción y mentiras, su recuerdo tiene la coherencia de siempre: más libertad, más democracia, más justicia social”.

“El Padre de la Democracia fue unhombre de una bondad infinita. Un hombre que refundó la esperanza. Un guerrero ético que dio todo por un país feliz”.