Lunes, 25 Octubre, 2021 - 14:02

Rodas: “Es momento de humanizar la medicina y de humanizarnos nosotros”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El senador nacional Antonio Rodas impulsa un proyecto de su autoría que busca reformar la Ley Nacional N° 25.929 de parto humanizado, estableciendo un protocolo de atención ante el proceso de duelo que deben atravesar los padres que han padecido casos de muertes gestacionales, perinatales y neonatales.
 
En el mes del duelo gestacional y perinatal, la iniciativa trabajada junto a las organizaciones Alas de Amor y Luz de Cielo, propone que estos casos particulares sean incorporados a la ley de parto respetado 25.929, ya que a pesar del nacimiento sin vida, los partos se producen, existen, como así también la necesidad de resguardar los derechos de los progenitores.
 
“Actualmente en nuestro país aún existen grandes carencias en relación a la atención que reciben los padres que sufren algunas de estas pérdidas, en gran medida debido a la falta de conocimientos” manifestó el legislador nacional.
 
Agregó “Buscamos otorgar a las familias el derecho a atravesar sus pérdidas proponiendo protocolos que brinden un acompañamiento más humano y con atención psicológica especializada, así como un espacio adecuado para despedir a su hijo o hija”.
 
“El sistema de salud debe estar preparado para contener emocionalmente y brindar a las personas que deben afrontar esta noticia, el mayor respeto, información y apoyo para que tomen decisiones que les permitan procesar los acontecimientos de un modo más sano”, advirtió.
 
Los casos de muerte gestacional, perinatal y neonatal están escasamente contemplados en la normativa Argentina. Muchos nosocomios carecen de protocolos que permitan un duelo respetado de madres y/o padres, mientras que escenarios similares en otros países contemplan especialmente estas situaciones. Esta semana se estará llevando a cabo el primer Congreso Latinoamericano de Duelo Gestacional, Perinatal e Infantil, donde los países harán intercambio de los avances normativos a nivel internacional.
 
“Es cierto que cada persona hace frente al dolor de una manera única, pero existen actitudes que pueden ayudar y acompañar el proceso y que implican para la sociedad, particularmente para los profesionales de la salud, un abordaje empático e integral de la situación. Callar duele, es momento de llamar a las cosas por su nombre, de humanizar la medicina y de humanizarnos nosotros”, concluyó el senador nacional.