Jueves, 11 Junio, 2020 - 12:00

Pasaron 13 horas en un control para ingresar a la provincia: “Hay mucho maltrato hacia los varados”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Tres chaqueños que regresaban de Buenos Aires y el conductor del taxi que los trajo a la provincia pasaron más de 13 horas varados en un control para ingresar, a pesar de que “tenían todos los permisos”.

Así lo contó el taxista Alejandro, da nacionalidad ucraniana y radicado en la CABA, y su esposa Liliana Carmona que denunció que “hay mucho maltrato hacia los varados”. Alejandro contó los detalles del viaje y si bien se lamentó de la travesía para dejar a sus pasajeros,  tres jóvenes de entre 20 y 23 años, rescató la actitud de un grupo de policías cuando finalmente le autorizaron el ingreso.

Detalló que luego de que le surgiera el viaje a Chaco, gestionó “muy rápido” los permisos de los tres jóvenes con destino a Pinedo, Los Frentones. Y, a su vez, sacó  el permiso nacional para circular por el país.

“El martes a las 22:00 salí de mi casa. Viajamos hasta las 10:45 del miércoles, cuando llegamos al límite entre Santa Fe y Chaco, por la ruta 95, al control Gato Colorado. Nos tomaron todos los datos y nos pidieron los permisos, DNI, cédula verde, sacaron fotos, todo eso enviaron al subsecretario de la Seguridad Vial, Juan Basail, que se encarga de autorizar el ingreso a la provincia”, relató Alejandro sobre el inicio del viaje.

Si bien, el joven oriundo de Pinedo logró un permiso del Municipio aún restaban confirmar el arribo de los otros dos muchachos a sus pueblos. “Estuvimos en ese control varados hasta las 00 del jueves, más de 13 horas. Le dieron la orden de que no podíamos permanecer más en el control y los pasajeros no podía dejarlos tampoco. Si nos quedábamos íbamos presos, nos dijeron. Por eso decidí tomar los caminos rurales y salir a la ruta para dejarlos.

Pudo dejar a uno de ellos en el camino, a joven de Charata, ya que sus padres llegaron a buscarlo. Y siguió camino hasta Pinedo. Antes, los paró la Policía y tuvo que reconocer que había evadido el control para trasladar a los jóvenes a sus casas, “después de más de 13 horas sin dormir, en la ruta y sin dinero, ya que son changarines que con la ayuda de sus padres pudieron juntar la plata para viajar”.

“Fuimos al puesto de Sanidad y con el muchacho de Pinedo activaron el protocolo, lo llevaron en el patrullero a su casa. El tercer muchacho tenía que seguir hasta Los Frentones y me autorizaron a llevarlo”, indicó y destacó el trato de este grupo de policías que contemplaron la situación de los jóvenes y la de él y permitieron “rápidamente el ingreso”.

Alejandro, que ya está saliendo de Resistencia camino a CABA luego de descansar unas horas a la vera de la ruta.

Pulsa aquí para comentar en Facebook