Miércoles, 23 Marzo, 2016 - 21:29

Obama cenó con 400 invitados en el Centro Cultural Kirchner: “Es un nuevo comienzo”, dijo

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cerró esta noche su extensa agenda oficial de la jornada en una cena en su honor en el Centro Cultural Néstor Kirchner (CCK), donde ponderó que su visita se trata de "un nuevo comienzo" en las relaciones entre ambos países.
 
En un breve discurso ante unos 400 invitados, luego de las palabras del presidente Mauricio Macri, Obama citó a Jorge Luis Borges -un autor que confesó haber leído en su juventud- y mencionó al papa Francisco.
 
"Es un nuevo comienzo, yo estoy llegando al final de nuestro mandato -Michelle está bastante complacida por eso- y ustedes están al principio. Las oportunidades no están vinculadas a los líderes, dependen de nuestros ciudadanos", enfatizó en su breve mensaje. 
 
Obama también recordó la reunión que mantuvieron en 1961 el ex mandatario de Estados Unidos John Fitzgerald Kennedy con su par argentino Arturo Frondizi, a propósito del conflicto norteamericano con Cuba y celebró su reciente visita a ese país para retomar el vínculo.
 
Cerca de las 20, Obama arribó al segundo piso del CCK junto a su esposa Michelle, donde fueron recibidos por Macri y la primera dama Juliana Awada.
 
En la mesa principal, se sentaron junto a las primeras damas Awada y Obama, la vicepresidenta Gabriela Michetti; el jefe de Gabinete Marcos Peña; el embajador estadounidense, Noah Mamet y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó.
 
En la cena de honor al presidente norteamericano se ofreció un menú especialmente preparado por los chefs Tommy Perlberger y Josie Bridge, de Eat Catering y fue pensado para los más de 400 comensales invitados entre los que figuran políticos y personalidades de la cultura y el espectáculo como Marcelo Tinelli y Mirta Legrand.
 
La entrada de la cena incluyó trucha ahumada con vegetales, al tiempo que el plato principal fue un jarrete de cordero, papas dominó, crema de berenjena ahumada y ensalada de tomates, acompañado por los vinos que serán Chardonnay y Malbec Alta de la bodega Catena Zapata, y el postre fue un volcán de dulce de leche, acompañado por un espumante de la misma bodega.
 
A la cena de honor asistieron los gobernadores de Buenos Aires, María Eugenia Vidal; Salta, Juan Manuel Urtubey; de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Jujuy, Gerardo Morales; de Mendoza, Alfredo Cornejo; de Misiones, Hugo Passalacqua, además del presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; la jefa del ARI, Elisa Carrió; y el presidente de la UCR, el intendente de Santa Fe, José Corral.
 
Por la oposición se destacó la figura del jefe de la bancada peronista en la Cámara alta, Miguel Angel Pichetto; el sanjuanino, José Luis Gioja; el jefe del Frente Renovador, Sergio Massa, entre otros.
 
Previo al discurso de Obama, el presidente Macri aseguró que su par norteamericano arribó al país "en el momento perfecto" y enfatizó que esta visita es el "comienzo de una relación inteligente y madura" entre ambas naciones.
 
"Su visita es en un momento perfecto, el momento en que los argentinos hemos entendido y decidido que queremos construir relaciones maduras y sensatas con todo el mundo", subrayó Macri y agregó que "nuestro compromiso es lograr que nuestro país sea federal y que todos los argentinos tengan las mismas oportunidades, hayan nacido en la provincia que hayan nacido".
 
Durante su discurso, también breve, resaltó que "con nosotros va a tener diálogo, buena fe y construcciones que se basan en confianza, para eso hay que invertir y ser coherentes" y dijo que esta visita de Obama es el "comienzo de una relación inteligente y madura".
 
A su vez, Obama prometió que regresará "por el hecho de que este país es extraordinario" y subrayó "el liderazgo histórico" de Buenos Aires "para la región y para todo el mundo".
 
En tanto, reconoció que lo "conmovió la visita a la Catedral", que lo "inspiraron los jóvenes", al tiempo que mencionó al papa Francisco a quien "pudimos recibir en la Casa Blanca" y nombró a Borges -un autor que confesó haber leído en su juventud- al señalar: "Y ahora, creo que en este país, tenemos cierto derecho a tener esperanza" y brindó por "nuestro derecho inviolable de tener esperanza".
Fuente: 
DYN.

Notas relacionadas