Lunes, 27 Septiembre, 2021 - 11:31

Nueva falla en la seguridad de Macron: le tiraron un huevazo

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, fue víctima de una nueva agresión por parte de un ciudadano francés esta mañana, que le arrojó un huevo mientras el mandatario se abría paso entre una multitud, otro incidente que pone en duda la efectividad de sus servicios de seguridad tras la bofetada recibida en otro acto en junio.
 
Durante su visita a la ciudad de Lyon para asistir a la feria de restaurantes, Macron caminaba entre una muchedumbre de personas mientras saludaba a los presentes, cuando una persona lo golpeó con un huevo que impactó en su hombro, sin romperse.
 
Los efectivos de seguridad del líder francés lo cubrieron para protegerlo inmediatamente después del ataque y detuvieron al agresor, quien fue retirado de la habitación tras al incidente.
 
“Si tiene algo que decirme, que venga”, dijo Macron tras el suceso que tuvo lugar en el International Catering, Hotel and Food Show (SIRHA), según recogió el medio francés Le Figaro.
 
Se desconoce al momento el nombre del joven responsable de la agresión.
 
El video del sorpresivo acontecimiento se hizo viral en las redes sociales, donde algunos usuarios repudiaron el hecho mientras otros no tardaron en burlarse del presidente.
 
No es la primera vez que Macron es víctima de este tipo de ataques durante sus recorridas por el país.
 
En 2017, durante su visita al Salón Internacional de Agricultura en París, un manifestante enfurecido arrojó un huevo a la cara del mandatario y en esta oportunidad sí estalló, dejándolo cubierto de yema frente a las cámaras.
 
En junio de este año, Macron fue abofeteado en el rostro en su visita a Tain- L´Hermitage. Una fuente policial identificó al sospechoso, Damien Tarel, de 28 años, que fue condenado a cuatro meses de prisión. El joven oriundo del sur de Francia se describió a sí mismo como un “patriota” de extrema derecha.
 
La custodia del presidente no llegó a tiempo a intervenir en ninguno de los sucesos.
 
 
Fuente: 
La Nación