Miércoles, 19 Agosto, 2015 - 13:36

Pinedo
Siguen la hipótesis de un rito satánico
Le extirparon ambos ojos: la principal sospechosa es su propia hermana

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La víctima tiene 22 años y fue llevada de urgencia por uno de sus hermanos ayer al hospital local. El doctor que la atendió confirmó que le habían extraído los globos oculares. Fue el testimonio de este hermano el que complicó a otra de sus hermanas, de 21 años, a quien sindicó como la agresora. Esta última fue detenida y en el lugar del hecho secuestraron teléfonos celulares, cabellos y una Biblia. Fuentes extraoficiales comentaron a Diario Chaco que se investiga posible práctica de un rito satánico.

Los uniformados supieron lo ocurrido tras un llamado realizado por un policía que trabajaba de consigna en el hospital. Se comunicó con sus pares a las 10.47 y manifestó que una joven ingresó con lesiones gravísimas en sus ojos.

Al llegar al nosocomio, los agentes dialogaron con el doctor que asistió a la joven. Otros uniformados quedaron en los pasillos para comenzar la investigación con algunos familiares de la joven.

El doctor manifestó que la paciente fue trasladada al nosocomio por su hermano y tras atenderla, pudo notar que no tenía sus globos oculares. Luego de realizar algunos estudios, le diagnosticó extracción de ambos globos oculares, lecho vacío y traumatismos en ambas piernas. Fue derivada al hospital Perrando.

El testimonio del hermano que asistió a la víctima reveló a los uniformados que la responsable de las lesiones habría sido otra de sus hermanas. Con estos datos, se realizó la aprehensión de la chica de 21 años y además se allanó el lugar dónde se produjo la agresión. Allí se secuestraron teléfonos celulares, cabellos y una Biblia.

El fiscal en turno ordenó que la aprehendida sea notificada de la causa supuestas lesiones gravísimas y se agilicen actuaciones judiciales de rigor.

LA HIPÓTESIS MACABRA DEL HECHO

Fuentes extraoficiales detallaron a Diario Chaco que la hipótesis más fuerte habla de la realización de un rito satánico dónde mediante la utilización de tijeras, la hermana más chica le extirpó los ojos a la más grande. También explicaron que en esta versión sería la propia víctima la que le pidió a su agresora que realizara la intervención “para que la ayude a dejar de ver demonios”.