Lunes, 27 Septiembre, 2021 - 16:40

Las nuevas normas de viaje de Estados Unidos le cierran la puerta a quienes se vacunaron con Sputnik V

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Estados Unidos anunció la semana pasada que pronto abrirá sus puertas a los viajeros extranjeros vacunados contra el coronavirus, flexibilizando las restricciones para amplias franjas de visitantes mundiales por primera vez desde que comenzó la pandemia. Pero las nuevas normas -que entrarán en vigor en noviembre- parecen excluir también a muchas personas que se consideran totalmente inmunizadas, incluidos millones que han recibido dos dosis de la vacuna rusa Sputnik V.

Cientos de miles de rusos podrían verse directamente afectados. A pesar de las frías relaciones diplomáticas y la limitada demanda de viajes internacionales, aproximadamente 300.000 rusos visitaron Estados Unidos en 2019, el último año del que se dispone de cifras, según la Asociación de Viajes de Estados Unidos.

En términos más generales, el plan de Estados Unidos es otro golpe para los fabricantes de Sputnik V, que Moscú ha proclamado con orgullo como la primera vacuna contra el coronavirus registrada para su uso. Aunque la vacuna estaba destinada a ser una poderosa herramienta de diplomacia pandémica, su limitada aceptación en el extranjero y la lentitud de su suministro la han dejado atrás no sólo a las vacunas occidentales, sino también a las de los fabricantes chinos.

La vacuna rusa Sputnik V está utilizando Twitter para acosar y socavar a sus rivales

“Esto es un gran problema para los viajeros rusos y para las personas de otros países que han recibido la Sputnik V”, dijo Judyth Twigg, una profesora de la Universidad de Virginia Commonwealth que hace un seguimiento de la salud pública en Rusia, sobre las nuevas normas estadounidenses en un correo electrónico.

El Fondo Ruso de Inversión Directa, el fondo soberano que respaldó a Sputnik V, dijo en un comunicado que la vacuna “no sólo ha sido aprobada en 70 países en los que viven más de 4.000 millones de personas, es decir, más de la mitad de la población mundial, sino que su eficacia y seguridad han sido confirmadas tanto durante los ensayos clínicos como a lo largo de su uso en el mundo real en varios países”.

“Nos oponemos a los intentos de politizar la lucha mundial contra el COVID-19 y de discriminar las vacunas eficaces para obtener beneficios políticos o económicos a corto plazo”, continúa el comunicado.

El nuevo plan estadounidense exige que la mayoría de los no ciudadanos que deseen entrar en Estados Unidos sean vacunados con vacunas aprobadas para uso de emergencia por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos o por la Organización Mundial de la Salud. Esto incluye vacunas fabricadas por Pfizer y Moderna, así como vacunas desarrolladas por empresas chinas como Sinopharm y Sinovac.

Pero Sputnik V, una vacuna contra el adenovirus desarrollada por el Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, con sede en Moscú, aún no ha sido aprobada por la OMS. La agencia sanitaria mundial ha declarado esta semana que ha suspendido su proceso de revisión de la vacuna, alegando la preocupación por las prácticas de fabricación en las plantas de producción dentro de Rusia y por la posibilidad de que la vacuna pueda producirse de forma consistente con el nivel necesario.

En una conferencia celebrada en Vladivostok este mes, el director de la RDIF, Kirill Dmitriev, afirmó que “el reconocimiento mutuo de las vacunas es el tema de este año” y afirmó que “varias empresas de la ‘Gran Farma’ intentan intencionadamente, por rivalidad competitiva, restringir a Sputnik y absorber los mercados”, según la agencia de noticias rusa Tass.


Una mujer recibe una dosis de la vacuna Sputnik V (Gam-COVID-Vac) contra la enfermedad del coronavirus en Moscú (Reuters)

A diferencia de otros países, Estados Unidos no tenía restricciones generales a los viajes desde Rusia antes de este anuncio, lo que significa que todos los viajeros procedentes del país que dieran negativo en las pruebas del coronavirus podían entrar en Estados Unidos según las directrices de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Esto cambiará en noviembre, cuando se abran las puertas a millones de viajeros de Europa y otros lugares.

Las nuevas normas estadounidenses no sólo afectarán a los rusos. Según datos del Global Health Innovation Center de la Universidad de Duke, se han comprado unos 448 millones de dosis de Sputnik V en todo el mundo, muchas de ellas destinadas a países de bajos ingresos. Algunos gobiernos se han quejado de la lentitud de las entregas desde Rusia. Es probable que las limitadas opciones de viaje aumenten las críticas al medicamento ruso.

“Rusia ha desperdiciado una oportunidad de utilizar esta vacuna como herramienta diplomática”, dijo Twigg, citando los problemas de producción en torno al Sputnik.

La embajada rusa en Washington declinó hacer comentarios sobre la nueva política estadounidense.

Sputnik V no es la única vacuna que corre el riesgo de quedarse atrás. Ni la FDA ni la OMS han autorizado la Covaxin de la India, de la que se han comprado hasta ahora 560 millones de dosis, la mayoría en la India. Los vacunados con Covaxin no podrán visitar Estados Unidos en noviembre. También ha habido disputas con gobiernos individuales que no aceptan algunas vacunas, como la negativa de Gran Bretaña a reconocer plenamente las vacunas administradas en muchas partes del mundo.

Pero para Sputnik V, una vacuna que ha adoptado un enfoque descarado y a veces conflictivo con sus rivales, el hecho de no haber conseguido la inclusión en la lista de uso de emergencia de la OMS o una lista similar por parte de la Agencia Europea del Medicamento, un organismo de la UE, ha sido un gran golpe para su reputación.

A pesar de la reciente suspensión del proceso de aprobación de la OMS, la RDIF afirmó que “el Ministerio de Sanidad de Rusia está en contacto constante con los expertos de la OMS sobre el proceso de aprobación y seguimos confiando en que la aprobación de Sputnik V por parte del regulador sanitario mundial es inminente debido al excelente historial de la vacuna”.

Algunos expertos en inmunización han ampliado sus temores de que la medida de Estados Unidos y otras similares puedan crear dos clases de personas vacunadas en todo el mundo: una que pueda viajar libremente y otra que no. En Rusia y otros países, las empresas de viajes ya han empezado a ofrecer a sus clientes adinerados viajes al extranjero, incluso a lugares como Serbia, para que puedan vacunarse con vacunas más aceptadas.

Alexander Gabuev, investigador principal del Centro Carnegie de Moscú, dijo que había una creciente frustración entre “los que tienen dinero y poder” por el hecho de que sus vacunas no fueran más aceptadas. Algunos difunden “teorías conspirativas”, dijo Gabuev, entre ellas la de que “todo el mundo envidia a Rusia por ser la nación que desarrolló la primera vacuna” y por eso las potencias occidentales conspiraron contra el Sputnik V.

La aprobación por parte de la OMS de las vacunas chinas, como la de Sinopharm y Sinovac, socava ese mensaje. Aunque el Sputnik V parecía proporcionar una mayor protección que estas vacunas respaldadas por China, el papel de Rusia como exportador de vacunas se había visto muy limitado por problemas de producción y China había surgido como un socio más fiable, dijo Gabuev.

“La aprobación de la Organización Mundial de la Salud aumenta la credibilidad de las vacunas chinas frente a las rusas”, añadió.

Fuente: 
Infobae