Jueves, 24 Marzo, 2016 - 10:40

A 40 años del golpe
Las dos marchas por el 24 de marzo este año agregan a sus consignas: “Fuera Obama de Argentina”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 
Con la consigna histórica de "juicio y castigo" a los responsables de los crímenes de la dictadura, pero con el condimento especial de la visita al país del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, organizaciones de derechos humanos, políticas y civiles marcharán hoy a la Plaza de Mayo en dos movilizaciones distintas para conmemorar el aniversario número 40 del último Golpe de Estado.
   
Con la emblemática bandera de los 30 mil desaparecidos marcharán desde las 14:00 desde Avenida de Mayo y 9 de Julio los organismos como Abuelas de Plaza de Mayo, Asociación Madres de Plaza de Mayo, HIJOS, y fuerzas del kirchnerismo y aliados.    
 
En tanto, a las 15:30 será el turno de Encuentro, Memoria, Verdad y Justicia (EMVJ), que agrupa organizaciones de derechos humanos y de izquierda y que partirá desde el Congreso de la Nación.
   
"A 40 años del golpe genocida, seguimos luchando contra la impunidad de ayer y de hoy. ¡30.000 compañeros desaparecidos presentes! Fuera Obama de argentina. No al ajuste, el saqueo y la represión de Macri y los gobiernos provinciales", indicó la Convocatoria del EMVJ.
 
Este colectivo de organizaciones de izquierda, que durante la última década fue crítica del Gobierno de la expresidenta Cristina Kirchner, también se movilizará con una batería de reclamos a la gestión de Mauricio Macri y repudiará la visita de Obama al país, que en ese momento se encontrará de descanso en la ciudad de Bariloche.
 
Entre los reclamos figuran "los despidos, el tarifazo, las paritarias son tope, la criminalización de la protesta, el protocolo represivo y el pago de la deuda externa".   
 
Hace diez años, durante la presidencia de Néstor Kirchner se instauró el 24 de marzo como feriado nacional inamovible por el Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia y desde entonces  se realizan dos movilizaciones con sus respectivos actos frente a la Casa Rosada.
   
Con el cambio de Gobierno y la asunción del presidente Macri se activaron negociaciones subterráneas para sondear la posibilidad de que se realizara una única movilización, lo que finalmente se frustró, principalmente porque la izquierda trotskista sostiene sus críticas a los gobiernos kirchneristas.