Jueves, 14 Octubre, 2021 - 17:25

La “unidad en la diversidad” del Frente de Todos acarrea problemas internos

Por Daniel Michelini (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Conocido es que el Frente de Todos reúne a un amplio abanico ideológico. De hecho, “unidad en la diversidad” suele ser el lema que utiliza Capitanich cuando recrudecen las internas. Pero en el último tiempo el CER de Gustavo Martínez y el Frente Grande se sacan chispas.
 
Para no irnos tan lejos recordaremos brevemente la conformación del Frente de Todos en el 2021.
 
La conducción nacional del peronismo, encabezado por Alberto Fernández, bajó línea a las provincias para que el Frente de Todos evite las primarias y que en la mayoría de los distritos se presente una sola lista, una lista de unidad. La historia juzgará si la decisión de mostrar un PJ unido fue una buena estrategia contra una oposición que fue a fuertes internas en 17 distritos y no pocos analistas afirman que eso movilizó la militancia y significó un aporte para la victoria en la mayoría de las provincias.
 
La cosa es que en Chaco cumplieron con lo pedido por la máxima autoridad nacional, aunque se necesitó de un llamado ordenador de Fernández.
 
Es que Gustavo Martínez llegó incluso a presentar en el Tribunal Electoral el Frente CER, su propio espacio, en el que iba a ser precandidato a diputado nacional. Es decir, iba a competir contra el Frente de Todos. Fue el propio Fernández el que se comunicó con el intendente de Resistencia para solicitarle que en esta ocasión juegue dentro del oficialismo y en el 2023 se verá.
 
En el medio, los sectores chaqueños más ligados al kirchnerismo alcanzaron a celebrar que Martínez se aleje del Frente de Todos, sin contar con que el propio Presidente le pediría que regrese.
 
No coinciden. No se ponen de acuerdo. No se quieren.
 
El quiebre queda explícito entre el “gustavismo” y el Frente Grande. Y queda plasmado sin medias tintas en los espacios legislativos. En la Cámara de Diputados legisladoras de ambos lados comparten el interbloque Frente Chaqueño, en el Concejo de Resistencia el Frente Chaqueño es oposición al oficialista bloque CER.
 
Fue justamente en el ámbito en de la Cámara de Diputados donde este año se dio un duro cruce entre Teresa Cubells, representante del Frente Grande, y Elida Cuesta, máxima referente del CER en la Legislatura. Fue en agosto, antes de las PASO, y por el polémico proyecto –ahora aprobado- de transferencia a la Municipalidad de Resistencia de inmuebles que estaban bajo la órbita provincial.
 
Cubells acusó que detrás de la iniciativa justamente presentada por su compañera de interbloque Cuesta había un proyecto inmobiliario y que serviría para “que el Intendente de Resistencia construya su caja política con estas tierra”. Cuesta, notoriamente enojada, dijo que iría a la justicia. El resto del bloque se puso del lado de Cuesta. 
 
Tras cinco sesiones fallidas, finalmente se aprobó el proyecto de transferencia, pero Cubells nunca se sentó en su banca para no dar quórum.
 
La situación en el Concejo de Resistencia es aún más notoria. Como decíamos, allí el Frente Chaqueño que integra Fabricio Bolatti es un bloque opositor al oficialista CER y varias veces trabajó en conjunto con la UCR para criticar medidas municipales. Bolatti a la vez es hoy candidato a diputado nacional en tercer lugar por el Frente de Todos, que tiene también a Martínez dentro del espacio.
 
Ahora ante la idea del intendente Gustavo Martínez de remodelar la Plaza 25 de Mayo y otros espacios públicos, el pasado martes Bolatti presentó dos iniciativas “solicitando la suspensión de los procesos de contratación de obras por parte del Ejecutivo Municipal, en los casos de remodelación y construcción en espacios de uso público de la ciudad” según el comunicado de prensa del edil.
 
“Observamos que las obras que se impulsan, no son parte de ningún programa o plan que se relacione con aspectos de la emergencia sanitaria o económica en que se encuentra formalmente el Municipio, en línea con la Provincia y la Nación, por lo que su dilación en el tiempo necesario, para realizar éstas y otras propuestas que persigan la misma finalidad, no provocaría amenaza o riesgos complementarios a la definida situación crítica”, disparó Bolatti con el objetivo de frenar los proyectos de Martínez.
 
Luego el concejal culpó a la UCR porque sus iniciativas no prosperaron. “La abstención del bloque radical no permitió que avanzáramos con el proyecto de mi autoría para frenar el plan de obras impulsado por el Ejecutivo Municipal, para la construcción y remodelación en espacios públicos de la ciudad, como la Plaza 25 de Mayo, la Laguna Argüello, el Parque 2 de Febrero, entre otros”, dijo. “Lo que buscamos es que la intendencia brinde la información necesaria y debida sobre el proceso de contratación de obras y que se consulte a la ciudadanía sobre las intervenciones en patrimonios públicos”, agregó en redes sociales.
 
Consultados por la compleja relación dentro de un mismo espacio político, fuentes del gustavismo afirman que “somos un frente amplio y dentro de eso este sector del Frente Grande tiene específicamente contra Gustavo una cuestión de diferencias muy profundas”.
 
A la vez, aseguran que ante la afinidad actual entre Martínez y Capitanich, no hubo un pedido del intendente al gobernador de intentar bajar decibeles. La relación entre los dos referentes del PJ pasa por un buen momento. Desde el sector CER reconocen que el mandatario provincial movió lo suficiente para que finalmente salga la ley de transferencia de tierras.
 
Un recuerdo: las diferencias también se dejaron ver en público. El 23 de agosto cuando se hizo el primer acto de campaña pre PASO, en el que Gustavo Martínez dio un discurso de unidad y valoró su unión con Capitanich, al momento que todos los presentes aplaudían, Fabricio Bolatti, en la misma tarima, elegía no hacerlo. No pasó desapercibido. “¿Qué hace Bolatti?”, se escuchaba decir a algunos dirigentes cercanos a Capitanich que entendieron el mensaje.
 
(*) De nuestra Redacción