Lunes, 3 Abril, 2017 - 20:44

La OEA emitió declaración por "grave alteración inconstitucional del orden democrático" en Venezuela

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Organización de Estados Americanos declaró este lunes una "grave alteración inconstitucional del orden democrático" en Venezuela y resolvió implementar medidas diplomáticas para superar la crisis en ese país. El órgano reclamó al gobierno de Nicolás Maduro que restaure “la plena autoridad” de la Asamblea Nacional.

La resolución fue aprobada en una sesión de urgencia convocada por una veintena de países y de la que Venezuela, acompaña de Bolivia y Nicaragua, se ausentó en protesta.

El texto no se sometió a votación, sino que se aprobó "por mayoría" de los Estados presentes, según declaró el presidente interino del Consejo Permanente, el embajador de Honduras, Leónidas Rosa Bautista.

La resolución, el texto más duro aprobado en la OEA contra Maduro, incorpora la posibilidad de, "en la medida que sea necesario", emprender "gestiones diplomáticas adicionales para fomentar la normalización de la institucionalidad democrática", "incluyendo la convocatoria de una reunión a nivel ministerial".

Asimismo, indica que "a pesar de la reciente revisión de algunos elementos de dichas sentencias (del Supremo sobre la Asamblea Nacional), es esencial que el gobierno de Venezuela asegure la plena restauración del orden democrático".

De esa manera, los firmantes instan a Venezuela a "actuar en los próximos días para garantizar la separación e independencia de los poderes constitucionales y restaurar la plena autoridad de la Asamblea Nacional", según la lectura que hizo del texto la embajadora de Perú, Ana Rosa Valdivieso.

 

UNA JORNADA DE IDAS Y VUELTAS

Bolivia, que desde el sábado ostenta la presidencia de turno del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, había suspendido la sesión extraordinaria del organismo para analizar la situación del gobierno de Maduro. La cita fue nuevamente reactivada por el asesor jurídico del foro hemisférico, Juan Michel Arrighi.

La convocatoria a la sesión "fue inconsulta y sin entregar información alguna a Bolivia, que se haría cargo de presidir la misma", explicó la Cancillería boliviana en un comunicado citado por la agencia de noticias EFE.

"Por lo tanto, Bolivia suspendió la sesión, misma que será convocada una vez realizadas las coordinaciones necesarias, en el marco la Carta de la OEA y las normas de la Organización", agregó el texto.

El gobierno del presidente Evo Morales, un aliado del gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, rechazó asimismo "cualquier intento de mellar la dignidad" de su país y sus representantes.

"Jamás aceptaremos imposiciones ni presiones en contra de nuestra soberanía como país", añadió la Cancillería boliviana, que también expresó a los países su "predisposición" para trabajar "sobre la base del respeto y la colaboración mutua".

 

SEGUNDA CONVOCATORIA

Después de la decisión del gobierno Bolivia, Arrighi y otros líderes de la región tomaron las riendas de la organización, anularon la decisión de La Paz y volvieron a convocar la sesión sobre Venezuela.

Arrighi explicó que la sesión puede comenzar porque hay quórum -un tercio de los 35 Estados miembros, es decir, al menos 12- y que, al no estar el presidente -el representante de Bolivia- ni el vicepresidente del Consejo Permanente - el de Haití-, le corresponde presidirla al embajador titular con más antigüedad en la organización, en este caso el hondureño Leónidas Rosa Bautista.

A petición de México, los miembros presentes en la sesión tomaron un receso de 15 minutos para informar a todos los países que no estaban allá, ya que Bolivia había cancelado la cita, convocada inicialmente cuando la Presidencia protémpore la tenía Belice y a pedido de 20 países.

Una hora y media más tarde de lo previsto, el embajador de Honduras ocupó la silla del presidente del Consejo Permanente y dio la palabra a Arrighi, un funcionario que lleva 24 años en el cargo de responsable jurídico de la OEA, para que argumentara a favor de la legalidad de la sesión.

Arrighi apeló al artículo 37 del reglamento del Consejo, que indica que este órgano celebrará sesiones "cuando cualquier representante lo solicite por escrito" y constató que "hay quórum en la sala" para celebrarlo.

 

LA DISCUSIÓN SOBRE VENEZUELA

Tras la explicación legal, el embajador de Colombia en la OEA, Andrés González, se lamentó que el debate "se de en estas circunstancias", pero aseguró que "la solicitud y convocatoria" de la sesión de hoy sobre los "recientes eventos" en Venezuela "son válidas".

Un grupo de al menos 20 países de la OEA estaba decidido a votar una resolución en la que se declara que en Venezuela hay "una alteración inconstitucional del orden democrático", pese a que no es común anular una decisión de la Presidencia del Consejo, como sucedió.

La sesión, que finalmente comenzó con Honduras como presidente interino, tuvo como objeto "considerar los recientes eventos" en Venezuela, en alusión a la decisión del Tribunal Suprema de Justicia (TSJ) de arrogarse la potestad de legislar mientras duraba la situación de "desacato" que le atribuye al Parlamento, controlado por la oposición.

Bajo intensa presión internacional y doméstica, el TSJ, controlado por el oficialismo, dio marcha atrás el sábado pasado y Maduro dio ayer por terminado el conflicto de poderes, pero la oposición no se dio por satisfecha y anunció planes para iniciarle juicio político a los magistrados de la alta corte.

La sesión fue solicitada inicialmente por 20 países: Canadá, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, Jamaica, Barbados, Bahamas, Guyana, Uruguay y Belice.

La mayoría de estos países, entre ellos Argentina, deploraron la decisión de Bolivia e hicieron circular una nota diplomática para pedir que la presidencia del Consejo Permanente, que ostenta Bolivia, permita celebrar hoy la sesión extraordinaria sobre Venezuela como estaba previsto.

"Exhortamos además a la presidencia que vuelva a convocar la sesión como cortesía para la ministra (de Exteriores de Argentina, Susana,) Malcorra, quien está en Washington DC este día para asistir a la sesión", indicó la nota diplomática, publicada en la página web de la OEA.

Los países que la firman son los mismos que pidieron convocarla el pasado viernes menos dos bajas, la de Guyana y Belice.

Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay ya habían declarado el sábado en una reunión del Mercosur que en Venezuela hay una "ruptura del orden constitucional" y una "intromisión sistemática" por parte del Supremo en el Parlamento.

Fuentes de la delegación venezolana explicaron a EFE que ellos no pidieron a Bolivia que suspendiera la sesión, sino que este país lo decidió por iniciativa propia al considerar que se le había "impuesto", porque la convocó Belice unas pocas horas antes de pasarle la presidencia de turno del Consejo Permanente en la medianoche del viernes al sábado y para los próximos tres meses.

Fuente: 
Télam

Notas relacionadas