Jueves, 24 Marzo, 2016 - 08:48

La "grieta" no se funda en discrepancias ideológicas
Por Luis Rodríguez Martínez (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Transcurrieron más de cien días desde que Mauricio Macri está en el poder. Es evidente el esfuerzo del Presidente por transformar Argentina en un país normal. La supresión del cepo cambiario, la eliminación de las retenciones a la exportación de las economías regionales, de las trabas que el régimen "K" impuso al comercio internacional, el esfuerzo por depurar la administración pública de gente que no trabaja, la deliberada intención de insertar el país en el concierto de naciones modificando el aislamiento al que lo sometió el kirchnerismo, son medidas alentadoras y positivas.

Lo increíble es que todavía exista gente que haga la apología del gobierno "K" y cínicamente considere los hechos flagrantes de corrupción como una campaña de los medios masivos de comunicación. No se rinden ante la evidencia de que fueron vulgares rapiñeros que se apoderaron del Estado y lo saquearon.

Creo que la grieta no se funda en discrepancias ideológicas, sino en estar o no a favor de Alí Babá y los cuarenta ladrones.

No sé si la gente dimensiona la parálisis económica en que dejó al país la administración anterior; hace cinco años que la economía no crece, para colmo, con la segunda inflación más alta del mundo. La magnitud del quebranto económico que nos legó el kirchnerismo se puede dimensionar con algunos datos económicos que demuestran la irrelevancia del país en la Comunidad internacional. Argentina exporta menos que Chile, país que tiene un poco más de un tercio de la población Argentina, ni hablar de lo que exporta Brasil con el cual ninguna comparación tiene sentido por la envergadura del PBI brasileño.

No quedamos solamente mal parados frente a Chile y Brasil, sino también respecto de Perú que ya en 2014 tenía reservas de más de setenta mil millones de dólares (Argentina tiene veinticinco mil). ¿Por qué faltan dólares en la Argentina? Porque sólo exportamos en 2015 cincuenta y seis mil millones de dólares, siendo nuestra participación en el comercio mundial prácticamente nula. Argentina no existe.

España con sólo cuatro millones más de habitantes que Argentina exportó en 2015 doscientos cincuenta mil millones de Euros, sextuplica a Argentina en este rubro. El kirchnerismo fundió la industria de la carne (no llegamos actualmente a 50 millones de cabezas), la industria láctea (la mayoría de los tambos están fundidos), la de la fruta de la Patagonia, el biodiesel, etc. Combatió al campo, único sector económico que es competitivo internacionalmente, en una palabra, dejó una herencia explosiva.

La consigna de “vivir con lo nuestro” que hizo suya el gobierno "K" nos condujo a esta postración económica, consigna que no adoptaron siquiera países comunistas como Rusia o China. Esta gansada nos costó y nos costará cara y nos llevaba (de haber ganado las elecciones el FPV) inexorablemente a la experiencia venezolana cuyas consecuencias trágicas son por todos conocidas.

La visita de Obama, luego de las de los Primeros Ministros italiano y francés, se inscriben dentro del programa de Macri de inserción de Argentina en el mundo y son más que auspiciosas.


(*) Abogado. Profesor titular de Derecho Civil II y Derecho Civil III
Presidencia Roque Sáenz Peña- Chaco