Martes, 11 Octubre, 2016 - 10:04

La escuela tiene sentido si los chicos aprenden
Por Sofía Naidenoff (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Una realidad que se mantiene desde hace varios años, es que los estudiantes no comprenden lo que leen. Cuantas veces hemos escuchado y leído los porcentajes  en el cual provincia como la nuestra ocupa los peores lugares, pareciera que es como decir esa es la realidad y es preocupante que se vuelva algo natural.
 
Miremos que  les está pasando a nuestro hijos. Sé que las repuestas son varias, la droga que golpea y crece, la falta de límites la falta de una educación en valores, la familia, que también ha cambiado, todo esto son factores de estos datos que no mejoran, pero la realidad es que miles de jóvenes no tienen ni tendrán la posibilidad de crecer de soñar, de elegir de pensar con libertad y ser personas dignas ante la sociedad.  
 
Por eso no dejemos de comprometernos todos con esta realidad, porque lo escribo y lo siento: la educación es el alma que nos hace fuerte que nos indica que sociedad tenemos. Sé que las comparaciones  a veces no son las adecuadas , pero un país como Singapur, que también se caracterizó por ser un país pobre, creció y ¿saben como lo hizo? con la educación.
 
Para demostrar esto lo voy a hacer con un ejemplo en los billetes (dinero) aparece la figura del maestro, el aula y por supuesto los niños, con eso les digo que importancia tiene la educación.  Su producción esta dada por la mente brillante de sus estudiantes. Pero para que esto suceda todos se hicieron responsables de que si no nos educamos a lo largo de la vida, la consecuencia es la pobreza y por supuesto la falta de oportunidades.
 
Ya paso demasiado tiempo en no poner el acento como responsables de los jóvenes de la sociedad en que vivimos y de una vez por todas poner en marcha a la educación y que en todos los sectores sea la protagonista porque si no lo hacemos , esta claro que no vamos a lograr que las cosas cambien.
 
Cada vez que investigo los datos y sobre todo las causas las respuestas se suceden año tras año, la educación aparece como discurso pero no es acción de gobierno y tampoco nos hacemos cargo desde el lugar que nos ocupa que todos somos responsables que las cosas no cambien.
 
Por eso el  título de la columna, lo importante son los chicos, que desde que se inician en esta trayectoria escolar, están ansiosos por aprender y luego lentamente esas ansias van desapareciendo. Y si esto sucede, qué sentido tiene lo que hacemos si los chicos no aprenden. Es hora de poner en la mesa de la escuela, los rendimientos académicos, las causas que lo provocan y preguntarnos qué tipo de niños tenemos delante de nosotros y qué pasa con nosotros, que ese niño no aprende y más grave aún no le interesa aprender.
 
Todo esto produce una cadena dolorosa, maestros cada vez más desanimados, por la falta de valor social al oficio de enseñar, en todas sus dimensiones, padres que generalmente no entienden que son parte fundamental de ese aprender, la sociedad civil que señala  pero que además debe colaborar en este entramado social cada vez más preocupante y sobre todo los Gobiernos que a veces solo le dan importancia a lo urgente y se olvidan de lo importante , cuando en realidad un buen Gobierno es aquel que se ocupa de lo urgente y a la par de lo importante y que se hace responsable con acciones concretas de estos temas.
 
Esto nos lleva a todos a plantear un cambio en nuestra manera de actuar, realizando las autocríticas necesarias, porque a veces están los que pretenden que nada cambie.
 
Los cambios cuestan, porque nos sacan de esa zona de confort que escuchamos cada vez más, y ¿que es esa zona de confort?, hacer aquello que hacemos siempre , aquello que no implique desafíos, aquello a lo cual estamos acostumbrados, Einstein decía “ si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo” , pareciera que mucho no lo entienden, me resultaría absurdo pensar que es por defender intereses individuales por sobre los intereses de la gente, esa que espera , esa que necesita aprender, para ser independientes para pensar.
Por último para que reflexionemos juntos me quedo con una frase de Luther King  “ NO ME DUELEN LOS ACTOS DE LA GENTE MALA , ME DUELE LA INDIFERENCIA DE LA GENTE BUENA”.
 
(*)Profesora en Ciencias Económicas
Postgrado en Gestión educativa
Especialización en Educación.
Autora de libros publicados a nivel Nacional y Provincial