Sábado, 18 Enero, 2014 - 08:58

A Francia
Kicillof intentará cerrar un acuerdo con el Club de París para saldar la deuda de US$ 10.000 millones

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Intentará cerrar un arreglo que le permita pagar un pasivo acumulado de US$ 10.000 millones; ofrecería saldar en efectivo unos US$ 2500 millones y el resto en bonos.

Con la inflación acelerándose y un dólar paralelo cada vez más desenfrenado, el Gobierno está apostando a recomponer el frente externo para mejorar el clima en el mercado local. El ministro de Economía, Axel Kicillof, viajará mañana a Francia para avanzar en forma sustancial en las negociaciones con el Club de París, al que le ofrecería saldar la deuda con un pago en efectivo de US$ 2500 millones, y el resto en bonos.

Según confirmaron desde Economía, Kicillof estará en París pasado mañana. La reunión mensual del Club está prevista para el martes y miércoles próximos. También sería de la partida el ex ministro y actual embajador ante la Unión Europea, Hernán Lorenzino, quien en la semana que pasó terminó de instalarse en la sede que la Argentina tiene en Bruselas.

El Gobierno apunta a cerrar un acuerdo por la deuda que tiene con los países acreedores miembros del Club, como Alemania, Japón, Reino Unido, Estados Unidos, Holanda y Francia, entre otros.

"Lleva una serie de ideas para conversar, pero no tiene una oferta cerrada todavía. Tanto de un lado como del otro hay firmes intenciones de arribar a un acuerdo", indicó una fuente del Palacio de Hacienda ayer para bajar las expectativas, aclaró que "la oferta no está cerrada, simplemente hay un acercamiento entre las partes".

De todos modos, si el Gobierno no tuviera una oferta cerrada, sería difícil entender el sentido del viaje del ministro, quien anteayer fue especialmente a ver a la presidenta Cristina Kirchner al Sanatorio Otamendi, donde está internada la madre de la jefa del Estado. De lo contrario, solo se trataría de una señal del Gobierno para mostrar "un acercamiento al mundo" en medio de la caída continua de las reservas y la disparada del dólar paralelo.

Se estima que, con intereses acumulados, la deuda en cuestión ascendería a unos US$ 10.000 millones.

En el pasado, la administración Kirchner tuvo varios acercamientos para saldar este pasivo, sin embargo, las negociaciones nunca terminaron de llegar a buen puerto, dado que los países desarrollados exigían que la Argentina cancelara gran parte de su obligación en efectivo o, en caso contrario, de aceptar un pago en varias cuotas ponían como condición que la Argentina se sometiera nuevamente a la revisión periódica del Fondo Monetario Internacional (FMI), bajo el marco del artículo IV.

Hoy, con reservas internacionales en US$ 29.700 millones y en franco descenso, pensar en un pago en efectivo parece aún más difícil. Pero no se descarta que el Club de París acepte ahora una solución intermedia.

Desde Economía, aseguraron ayer que Kicillof va a "avanzar en las negociaciones", pero que no tendría previsto "llevar una propuesta concreta". En el mercado coinciden en que un acuerdo con el Club de París y la aceptación de una revisión del FMI serían muy buenas señales.

Existen, después de todo, muchos bancos de desarrollo y organismos bilaterales que hoy tienen restringidos sus créditos para el país por la deuda pendiente con el Club. Si bien esto tal vez no revertiría la fuga de divisas y las expectativas de devaluación que se instalaron en el mercado, contribuiría al menos a fortalecer en algo la posición del Banco Central.