Viernes, 23 Marzo, 2018 - 11:43

El terrorista que se atrinceró en Francia pedía la liberación del protagonista de los atentados en París en 2015

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El terrorista del Estado Islámico que se atrincheró en un supermercado de la pequeña localidad de Trebes, en el Sur de Francia, reclamó la libertad de Salah Abdeslam a cambio de liberar a los rehenes.

Se trata del único superviviente del comando yihadista que perpetró los atentados de París del pasado 13 de noviembre (13-N) en la sala de conciertos Bataclan, quien fue extraditado en abril del 2016 de Bélgica a Francia, donde inmediatamente fue encarcelado e imputado por la Justicia francesa por asesinatos con "carácter terrorista", entre otros cargos.

Es la pieza clave en la investigación de esos ataques que provocaron 130 muertos y más de 300 heridos, en los que actuó como presunto responsable logístico.

La Fiscalía del Tribunal de Gran Instancia de París indicó en un comunicado que Abdeslam fue inculpado por "asesinato" y "tentativa de asesinato en banda organizada, tentativa de asesinato de personas depositarias de la autoridad pública, secuestro y posesión de explosivos y de armas", todo ello con "carácter terrorista".

Nacido en Bélgica hace 29 años pero de nacionalidad francesa, el sospechoso se había convertido en el hombre más buscado de Europa antes de su arresto el pasado 18 de marzo en el distrito bruselense de Molenbeek, considerado como un feudo yihadista por la presencia en el mismo de numerosos islamistas radicales que atentaron en Europa en los últimos años.

Abdeslam había sido inculpado ya en Bélgica de "asesinatos terroristas y participación en las actividades de un grupo terrorista" en relación con los ataques del 13-N, y de "intento de asesinato" en el marco de un tiroteo ocurrido el pasado 15 de marzo en Bruselas, donde varios policías resultaron heridos.

Salah Abdeslam (izquierda) en una imagen de noviembre de 2015, pocas horas después de los atentados, tomada por un circuito cerrado de televisión de una gasolinera francesa.

Las autoridades francesas querían tener cuanto antes bajo su jurisdicción al sospechoso para que la investigación avance respecto a las responsabilidades de los atentados. Fue encarcelado en la mayor prisión de Europa, al sur de París, en Fleury-Mérogis, y su celda es vigilada las 24 horas del día por cámaras de seguridad.

La cárcel de Fleury-Mérogis es frecuentemente denunciada por organismos de derechos humanos por ser considerada la más superpoblada de Europa, al albergar a 4.378 personas a pesar de contar con una capacidad para 2.885 reclusos.

Salah Abdeslam se ha negado sistemáticamente a responder a las preguntas de los investigadores. Sus primeros abogados, el francés Frank Berton, conocido por haber llevado algunos de los casos más polémicos del país, y el belga Sven Mary, acabaron por renunciar a defenderlo a causa de ello.

En su primer interrogatorio, Abdeslam, que logró estar cuatro meses prófugo y escapó a varios cercos policiales, había intentado minimizar su papel en los atentados, en los que también participó su hermano Ibrahim, quien se inmoló con un cinturón de explosivos en un bar parisino el 13-N.

Salah reconoció que también debía hacerse estallar con un cinturón de explosivos, pero que dio marcha atrás. El artefacto fue encontrado en Montrouge, cerca de París, unos días después, y la investigación probaría que era defectuoso.

 

Con información de Télam e Infobae.

Notas relacionadas