Jueves, 21 Octubre, 2021 - 20:16

El Presidente desdibujado
Por Elina Nicoloff (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Ante la contestación del Presidente de la Nación a la Gobernadora de Río Negro Arabela Carreras alegando que “No es función del gobierno nacional brindar más seguridad en la región” y tratando de contener algunos exabruptos propios de quienes creemos en la convivencia democrática que está cada vez más desdibujada, me propuse realizar un somero análisis a fin de aclarar sobre todo mis ideas, porque difieren en mucho de las de Alberto Fernández.
 
Recordemos que, en la campaña para las elecciones del 2019, la agrupación política que él representaba se ufanaba en invocar en cuanto acto político hubiera a la figura del Dr. Raúl Alfonsín que fue el primer presidente constitucional desde el regreso de la democracia en 1983 y quien cerraba sus actos recitando el Preámbulo de la Constitución Nacional. Ese fue su lema, su programa y su norte. No hace falta que en esta nota lo reproduzca, la misma Organización Nacional se hizo: con el objeto de constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general y asegurar los beneficios de la libertad. El Presidente reniega del propósito final del Estado Nacional, mientras algunos crecimos creyendo que eso es posible, y todavía trabajamos en ello.
 
En estos días llenos de conflictos, la Gobernadora de una provincia de la República pidió ayuda a su Presidente y la única respuesta fue desligarse de la responsabilidad que le cabe como Jefe del Estado que el artículo 99 de la Constitución Nacional le impone. Esa misma Constitución en la parte de las Declaraciones, Derechos y Garantías, más precisamente en el artículo 5 establece una serie de condiciones para que cada una de las provincias de la República organice sus instituciones, y allí mismo compromete al Gobierno federal a garantizar el goce y ejercicio de esas instituciones.
 
Río Negro es una provincia dentro de nuestro Estado Federal, cumple con los requisitos exigidos por nuestra carta magna, su mandataria, haciendo uso de sus facultades, pide asistencia al gobierno nacional ante un conflicto de mucha violencia que crece cada día. La única respuesta fue arréglate como puedas.
 
Sólo queda reflexionar si se constituye causal de Juicio Político o debemos poner sobre el tapete que nuestro federalismo no funciona, que la indefensión de los ciudadanos (que se consideran argentinos) es una realidad que se impone violentamente y que la grieta nos hace cada vez más lejanos a los que nos encontramos en uno u otro margen, en el que los escándalos por abuso de poder, por malversación de recursos que se ponen de manifiesto ya no sólo en la pandemia por Covid, sino en un deja vu de los años 70 que creo ya debemos dejar atrás y ponernos a trabajar para defender a nuestros conciudadanos y a la democracia que tantas vidas se cobró.
 
Volviendo al ejemplo de Alfonsín, yo le pediría con todo respeto al Sr. Presidente que por un momento lea la Constitución, respire hondo y asuma sus responsabilidades anteponiendo la patria a la confrontación. Los ciudadanos de a pie, los que aún creemos en las Instituciones, los que nos consideramos argentinos, se los vamos a agradecer.
 
 
(*) Abogada - Expresidente de la UCR de Chaco