Lunes, 27 Septiembre, 2021 - 13:42

Desinteligencias en oposición
Por: Juan C. Starchevich (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Si se lucha contra un espejismo, una ilusión, es una lucha en vano, jamás se lo podrá vencer, simplemente porque no existe.
 
El primer objetivo de una lucha es reconocer exactamente al enemigo, puesto que si se equivoca de enemigo, el verdadero enemigo camuflado atacará por sorpresa y vencerá.
 
¿Por qué le dicen peronistas a aquellos que no lo son?
 
Este es el primer error de la oposición y aquí está ese fantasma, esa cosa que no existe y se llama ilusión o espejismo, fruto de ese tremendo odio que enfoca la mira de disparo hacia un punto donde no hay nada.
 
El peronismo no existe, electoralmente hablando. Está muerto, solo existe y está vivo en los corazones de un pueblo sin representantes, profundamente dolido y en estado de un respetuoso luto por haber perdido aquello que han amado profundamente, porque alguna vez les ha dado la verdadera dignidad como personas, en sus familias, en la niñez, en el trabajo, … , en la fe y en la esperanza.
 
Me dirijo a la oposición, sean radicales, macristas o como prefieran llamarse: Vuestro enemigo no es el peronismo, porque está muerto. Los que están ocupando el Partido Justicialista odian más al peronismo que ustedes mismos, deben saber esto. El mismo Presidente de la Nación confiesa públicamente ser social demócrata teniendo como ideal a Alfonsín y los otros tienen al marxismo, en Cuba, Venezuela u otro. Perón los echó de la plaza aquel primero de mayo diciendo: “… ¿qué hacen los comunistas en el partido justicialista? ¡Váyanse al partido comunista! …”. Deberían leer la doctrina justicialista para comparar y sus veinte verdades, verán que nada tiene que ver con esto. Insisto, si luchan contra algo que ya no está, ustedes serán derrotados por el verdadero enemigo que en realidad está presente. No se puede odiar lo que no existe. ¡Despierten!, y que su odio no obstaculice vuestra razón.
 
Ahora le hablo al pueblo peronista, a mis compañeros: No sean bohemios, hay que reorganizar el Partido Justicialista. ¿Acaso ya no existe el corazón peronista? ¿Dónde están los verdaderos cuadros de conducción política? ¿Están tan viejos o debilitados que ya no pueden levantar en alto esta bandera de tanto peso?, ¿o acaso se han convertido todos en mercenarios que luchan en favor de estos piratas que nos han quitado nuestra propia casa y violado nuestra dignidad? Ultrajaron al trabajador y al trabajo, prostituyen nuestros hijos... Pisotearon y escupieron nuestra doctrina que es profundamente cristiana y, en consecuencia, profundamente humana, a cambio de una ideología anticristiana, inhumana, que te propone asesinar a tus hijos desde el mismo vientre de tu propia compañera. Estamos de luto pero no podemos vivir con falsas esperanzas confiando en aquellos que no nos quieren y viven haciéndonos daño con un soborno de planes de esclavitud que rige tu vida y tu futuro diciéndote qué cosa y cantidad podrás comer, como también hasta cuánto podrás crecer para que no pierdas tu condición de necesitado, en una pseuda libertad que solo es un estado de esclavitud escondida.
 
Conclusión:
 
Llamarlos peronistas es un error.
 
Al pan, pan y al vino, vino. Y a los comunistas, comunistas
 
Es conveniente utilizar su verdadero nombre: marxismo o comunismo y verán que el pueblo dejará de votarlos, no pasarán el techo del 2% de los votos, como históricamente ha sucedido. En ninguna parte del mundo les votan a los comunistas, ¡son rechazados en todo el mundo! Los mismos peronistas se lo vamos a agradecer. La oposición ya no necesitará hacer alianzas, el radicalismo sólo podrá ganar con holgura.
 
Al llamarlos peronistas insultan a los peronistas de verdad y obtienen sus votos en contra. Por favor, sean más inteligentes y, de paso, hagan cursos de formación política porque hacen agua por todos lados.
 
No se vayan a ofender, es solo una crítica constructiva de un peronista que no sabe odiar.
 
(*) Ingeniero