Lunes, 28 Marzo, 2016 - 12:58

Corregido, Nunca Más
Por Jacinto Amaro Sampayo (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En virtud de sendas notas presentadas la semana anterior ante el titular del Poder Ejecutivo Provincial, Domingo Peppo, y la presidenta de la Legislatura Provincial, Élida Cuesta, pidiendo precisiones sobre la elección del nuevo Defensor del Pueblo, y ante la falta de respuestas a las mismas, me veo en la obligación de hacer público mi enojo por la irresponsabilidad con que los titulares de ambos Poderes toman un tema tan importante y sensible para el pueblo chaqueño.

Sorprende que Peppo, que en plena campaña prometió el “oro y el moro” e hizo de la honestidad su principal bandera, con este silencio pareciera avalar la continuidad de Gustavo Corregido, un hombre que nunca cumplió con su deber, privilegiando siempre al poder de turno sin pensar en las necesidades del pueblo que juró defender.

No sorprende tanto el silencio de la Cámara de Diputados, un poder acostumbrado a las componendas, a los arreglos y las negociaciones, siempre a espaldas del pueblo y los trabajadores, no es casual ver a los Diputados más preocupados por cuestiones personales que por el bienestar del pueblo que representan.

Como Secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales de Resistencia, Secretario General de la Federación de Trabajadores Municipales del Chaco y titular del Movimiento de Trabajadores Municipales, tengo el suficiente respaldo y la autoridad moral para afirmar que Corregido no puede continuar en el cargo, a lo largo de su mandato solamente ha demostrado incapacidad, falta de idoneidad y la ausencia total de compromiso con las necesidades de la gente y los trabajadores.

No dudó en pedir que se deje en la calle a más de 700 trabajadores municipales que con su sueldo eran el único sostén económico del grupo familiar, se entrometió en cuestiones que no eran de su incumbencia con el fin de beneficiar a amigos poderosos, se transformó en una marioneta política respondiendo al poder de turno, y evidenció un total desconocimiento de cuestiones legales, todos motivos más que suficientes para considerarlo incapaz de continuar en el cargo de Defensor del Pueblo.

Solamente espero que las autoridades encargadas de elegir tomen conciencia de la importante del cargo, y no terminen improvisando como los hicieron con Corregido, que no privilegien un acuerdo de cúpulas que beneficie a algún caído del cielo, porque si de algo estoy convencido es que un Corregido, Nunca Más.

(*) Secretario General Sindicato de Trabajadores Municipales