Domingo, 17 Octubre, 2021 - 22:20

Con tres goles de Julián Álvarez, River Plate le ganó a San Lorenzo y tomó más distancia en la cima de la Liga Profesional

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
River Plate dio otro paso trascendental detrás del objetivo de quedarse con el título de la Liga Profesional: derrotó 3-1 a San Lorenzo ante su público en el estadio Monumental y le sacó cuatro puntos de ventaja al escolta Talleres de Córdoba. Julián Álvarez fue la gran figura del encuentro, al anotar los tres goles del local, alcanzando las diez conquistas en el torneo. Nicolás Fernández Mercau había abierto el score para el CASLA.
 
Las dos estrategias quedaron claras desde el inicio. El Millonario buscó ser agresivo, presionando con las líneas bien adelantadas, dinámica y muchos hombres de buen pie para encontrarse: Pérez, Palavecino, De la Cruz, Simó, Rollheiser y Álvarez; además de Vigo y Casco, por momentos wines. Y el Ciclón apostó al orden con cinco hombres en el fondo y a la carta de jugar balones largos a espaldas de los laterales o de los centrales locales para lastimar; sobre todo cuando tomó a su adversario muy adelante.
 
Con un Palavecino enchufado en los primeros compases, la Banda llegó. A los 8′, Rollheiser quedó cara a cara con Torrico y también tenía pase al medio, pero decidió definir con cara interna y se lució el arquero. Luego, movió la pelota por momentos con pericia, pero sin profundidad.
 
A los 21 minutos, San Lorenzo sorprendió: de un lateral, el balón llegó al área, la pellizcó Uvita Fernández y Nicolás Fernández Mercau, con un zurdazo cruzado perfecto, anotó el 1-0. Para culminar el momento complejo para el dueño de casa, Nicolás de la Cruz debió ser reemplazado por Enzo Fernández.
 
El pizarrón diseñado por Paolo Montero tenía maniatado a River, pero Julián Álvarez, una vez más, salió al rescate. A los 30′, recibió en la franja gris entre los defensores y los mediocampistas y no se tomó un segundo: metió una mediavuelta que resultó inesperada hasta para Sebastián Torrico: 1-1.
 
Sin embargo, los azulgranas consiguieron el objetivo de presentarse como adversarios incómodos, no permitieron que River tradujera la posesión en acciones de riesgo... Salvo en los últimos cinco minutos de la etapa inicial. Allí, Palavecino de cabeza (tras pase de Enzo Fernández) obligó a una gran estirada de Torrico. Y otra vez Álvarez, con un giro y remate cruzado desde la izquierda, estuvo a centímetros de llevar a su equipo en ventaja hasta el entretiempo.
 
El local siguió llevando las riendas del desarrollo en el segundo tiempo, aunque le siguió costando romper el cerco de la visita. Álvarez continuó siendo la llave para lastimar. A los 9′, un tiro libre filoso del Araña fue desviado por Robert Rojas, pero su testazo salió por encima del travesaño. Y a los 19, combinó con Carrascal, pero el remate del colombiano salió muy centralizado y Torrico contuvo sin drama.
 
Pero se guardaba una carta, que exhibió apenas segundos después. Enzo Fernández alargó para Rojas, que envió el centro atrás fuerte y rasante. Palavecino controló y cruzó el intento, que tapó el arquero, pero dio rebote. Y allí Álvarez solo tuvo que tocar el esférico hacia la red.
 
El conjunto de Boedo apostó a reponerse con Ortigoza en cancha y el buen ingreso del joven Martegani, quien había anotado un gol frente a Colón. Pero cada vez que los de Núñez se lo propusieron, llegaron. Lo tuvo Carrascar a los 32; Torrico tapó con el cuerpo. Y a los 39, Álvarez corrió una pelota que parecía haberle quedado larga, el portero azulgrana salió tarde y ese segundo resultó letal: el delantero definió una vez más con pericia para firmar su primer hattrick.
 
River goza de una histórica paternidad sobre su rival con 73 victorias, 53 derrotas y 63 empates en 188 encuentros de liga en la era profesional. San Lorenzo venía de imponerse en sus últimas dos excursiones a Núñez: 1-0 en la Superliga 2019/20 y 2-1 en la Copa LPF, el 25 de abril de este año. Un Álvarez no permitió que volviera a suceder.
Fuente: 
Infobae