Jueves, 24 Marzo, 2016 - 11:12

CODIUNNE: “No olvidamos, Nunca Más”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 
El Consejo de Docentes e Investigadores de la UNNE, en el marco del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, dio a conocer un comunicado de la Federación Nacional de Docentes Universitarios, CONADU, referido a la conmemoración de los 40 años del golpe militar ocurrido el 24 de marzo de 1976. El documento, que lleva la firma de la secretaria general de CODIUNNE, profesora Marisú Liwsky en su carácter de Secretaria de Derechos Humanos de la organización gremial nacional y de Pedro Sanllorenti su Secretario General, indica lo siguiente:
 
“No olvidamos que 40 años atrás, con la complicidad de algunos sectores de la sociedad civil y eclesiásticos, con participación de grupos económicos nacionales y extranjeros, el 24 de marzo de 1976, las Fuerzas Armadas mediante un golpe de Estado, implantaron el terrorismo de Estado con un plan de persecución y exterminio de los opositores al gobierno de facto, con un saldo de 30.000 personas desaparecidas, más de 500 niños apropiados y miles de detenidos políticos”. 
 
“También fue la punta de lanza de un proceso de vaciamiento de la industria y el Estado en beneficio de la acumulación de capital por parte de los especuladores financieros de dentro y fuera de nuestras fronteras, con el funesto corolario de una absurda guerra de Malvinas encarada por los mandos militares genocidas a costa de la valentía y entrega de tantos jóvenes soldados con el sólo objetivo de perpetuarse en el poder y no de defender los soberanos derechos sobre las islas del atlántico Sur”.
 
“No olvidamos que la ruptura institucional de 1976 fue cometida en el marco del Plan Cóndor, que llevó a la instalación de regímenes dictatoriales en toda América Latina con el aval y promoción de la CIA y los sectores más reaccionarios de Estados Unidos y sus sempiternos aliados del mundo de las finanzas”.
 
“No olvidamos que las nefastas consecuencias políticas, económicas y sociales del terrorismo de Estado tiene una implicancia fundamental en nuestro rumbo presente, lo que nos demanda el compromiso de educar y formar, a la luz de la historia, tanto a nosotros mismos como a las nuevas generaciones, para impedir el resurgimiento del autoritarismo, la represión, y la violencia que hirió a nuestro país.
 No olvidamos que madres y abuelas en Plaza de Mayo y en la vida demostraron que “la única lucha que se pierde es la que se abandona”.
 
“No olvidamos a los y las militantes de organismos de derechos humanos, que con dignidad y firmeza, se comprometieron a seguir levantando las banderas de la Memoria, Verdad y Justicia para que se transformen en una verdadera política de Estado”.
“No olvidamos a los 30.000 desaparecidos a quienes destrozaron sus vidas, sus familias, sus sueños y sus luchas y no olvidamos a los  miles y miles de detenidos políticos, torturados y exiliados”.
 
“No olvidamos a los nietos encontrados y por encontrar, porque cada uno de ellos renueva las esperanzas y las fuerzas de seguir buscando”.
 
“No olvidamos aquellas conquistas de militantes que lograron más y mejores derechos en nuestro país, y la plena vigencia de los derechos humanos.
No olvidamos de seguir gritando “Juicio y Castigo” para los responsables de cometer Crímenes de Lesa Humanidad, y de interpelar a los operadores de la Justicia a la luz de la Memoria y la Verdad”.
 
“No olvidamos que resulta necesario hoy más que nunca fortalecer la democracia, la participación y la militancia.”
 
“Por todo esto marcharemos en todas las plazas del país. Simplemente no olvidamos. Nunca Más”.