Jueves, 22 Marzo, 2018 - 17:27

Chocobar quedó a un paso del juicio oral por matar a un ladrón en La Boca

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El policía Luis Chocobar quedó a un paso del juicio oral acusado del delito de "homicidio agravado" cometido en exceso del cumplimiento de un deber, al matar a un asaltante que había apuñalado minutos antes a un turista estadounidense en el barrio porteño de La Boca, informaron fuentes judiciales.
 
La situación del efectivo de la Policía local de Avellaneda, que fue respaldado por el presidente Mauricio Macri, fue resuelta por la sala de Turno de la Cámara Nacional de Casación Penal, que rechazó por "inadmisible" un recurso de queja presentado por la defensa del imputado.
 
De esta forma, quedó firme su procesamiento y ahora sólo resta que se sortee un tribunal para que realice el juicio oral en el que Chocobar (30) -en caso de ser condenado- se expondrá a una pena de entre un año y cuatro meses y seis años y ocho meses de encierro.
 
La resolución, que se conoció hoy, fue firmada el lunes último por los jueces Mario Magariños, Daniel Morín y María Laura Garrigós de Rébori, quienes ratificaron que el delito atribuido al policía es "homicidio agravado por la utilización de arma de fuego cometido en exceso del cumplimiento de un deber”.
 
El Código Penal señala que “el que hubiere excedido los límites impuestos por la ley, por la autoridad o por la necesidad, será castigado con la pena fijada para el delito por culpa o imprudencia”, es decir la prevista para un homicidio culposo, que es de 1 a 5 años.
 
Pero el agravante del uso de arma eleva tanto el mínimo como el máximo en un tercio y recibiría una pena mayor.
 
La defensa del policía apuntaba a que Casación revocara el procesamiento dictado el 16 de febrero por los jueces Julio Lucini, Rodolfo Pociello Argerich y Mariano González Palazzo al considerar que sus efectos no podrían ser reparados por una sentencia posterior.
 
Sin embargo, la queja se declaró "inadmisible" y por eso rechazaron el pedido.
 
El hecho ocurrió el 8 de diciembre último por la mañana, cuando el turista y fotógrafo Frank Joseph Wolek (54) caminaba por La Boca y poco antes de llegar a la calle Caminito, en Olavarría y Garibaldi, fue interceptado por dos asaltantes que le robaron su cámara y uno de ellos lo apuñaló una decena de veces en el pecho y lo dejó gravemente herido.
 
Ambos ladrones salieron corriendo, pero mientras uno logró escapar, otro, luego identificado como Pablo Kukoc (18), fue interceptado a tres cuadras, en Irala y Suárez, por dos transeúntes que habían visto el ataque y lo retuvieron en el piso.
 
Poco después, llegó al lugar Chocobar, se identificó y, según declaró después, le disparó al delincuente porque pensó que iba a sacar un arma.
 
Kukoc murió por la gravedad de las heridas, en tanto que el otro asaltante, que era menor de edad, y Chocobar quedaron detenidos y el policía fue excarcelado días después.
 
En enero, el juez de Menores 1, Enrique Velázquez, procesó al efectivo por “homicidio agravado por uso de arma y en exceso de la legítima defensa” y le trabó un embargo de 400.000 pesos sobre sus bienes.
 
Cuando se conoció esa medida, el policía recibió el apoyo del presidente Macri, que incluso lo recibió en la Casa Rosada, y del jefe de Gabinete, Marcos Peña; la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; y el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo.
 
Luego llegó la confirmación de la Cámara del Crimen, lo que llevó a que el jefe de Estado manifestara que no compartía el fallo y dijera que creía "representar como ciudadano a la mayoría inmensa de los argentinos".
 
Los camaristas sugirieron realizar la reconstrucción del hecho para establecer las circunstancias en las que terminó muerto Kukoc, aunque sostuvieron que el policía no lo quiso matar porque le disparó a las piernas.
 
En ese sentido, señalaron que posiblemente lo que ocurrió, aunque debe profundizarse la investigación, es que al momento de los balazos, el ladrón se agachó y por eso uno de ellos le ingresó por arriba de la cintura.
 
Dejaron en claro también que "Chocobar, tras establecer que se había cometido un delito llamativamente violento, decidió intervenir y lo hizo prudentemente hasta que realizó disparos intimidatorios".
 
"Pero luego -continúa el fallo-, se apartó de la modalidad en que se establece normativamente su respuesta ante situaciones como la que lo sorprendió, incurriendo en un exceso que puede merecer punición".
 
Los jueces señalaron que "un policía tiene un deber de actuar y hacer cesar los efectos del delito, evitando que se ponga en riesgo su vida o la de terceros, pero no puede apartarse de los límites que la ley fija".
Fuente: 
Télam

Notas relacionadas