Miércoles, 22 Enero, 2014 - 20:57

CFK volvió con anuncios, pero evitó tocar temas sensibles que dominan la agenda
Por José Calero

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 
Al pronunciar nuevamente un discurso tras casi 40 días de silencio, la presidenta Cristina Kirchner anunció un programa destinado a atender la delicada situación social que atraviesan 1,5 millones de jóvenes, pero omitió aludir a temas que también inquietan y preocupan a la mayoría de los argentinos.
   
En medio de la algarabía y advertencias lanzadas por los  militantes en la Casa Rosada, repitiendo "si la tocan a Cristina qué quilombo se va armar", la Presidenta prefirió evitar tocar los asuntos más candentes.
   
Ni una palabra presidencial sobre inflación, inseguridad ni  dólar, las variables que generan las mayores incertidumbre de la hora, dejaron un sabor a poco ante la expectativa generada por el regreso verbal de la mandataria.
  
Tampoco se detuvo en comentar los múltiples cortes de luz que se registraron durante la ola de calor de diciembre pasado y que aún persisten en el área metropolitana de Buenos Aires.   
 
Vivada en forma constante por una militancia fiel que colmó los salones de la Casa Rosada, la presidenta defendió con uñas y  dientes su administración, toreó a los críticos, se preocupó como siempre por lo que dirán los diarios, anunció que viajará a Cuba a la cumbre de la CELAC y castigó a los medios.
   
Con un vestido blanco con toques de negro, y algo más pelirroja, la jefa de Estado se mostró "feliz" y les pidió a los jóvenes "mucho trabajo y organización junto a la gente".
   
"Hay que incorporar a la gente al trabajo, hay que organizar es que la sociedad defienda sus derechos y conquistas, para mejorar la vida de su barrio y su territorio", le pidió la presidenta a los militantes.