Jueves, 28 Mayo, 2015 - 21:48

Cierre de la jornada de Agregado de Valor del INTA
Capitanich destacó que "recomponer las cadenas de producción constituye un salto cualitativo de la exclusión a la inclusión con dignidad"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En el cierre de la jornada de Agregado de Valor que se desarrolló este jueves en la capital provincial, organizada por la dirección regional del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Chaco-Formosa, el gobernador Jorge Capitanich afirmó que la recomposición de las cadenas de producción constituye un salto cualitativo de la exclusión a la inclusión con dignidad. El gobernador participó en el Centro Cultural Nordeste de esta propuesta, que contó con las presencias del presidente del INTA, Francisco Anglesio; de la directora regional del INTA Chaco-Formosa, Diana Piedra y del ministro de Producción del Chaco, Marcelo Repetto. En el encuentro, productores de todo el territorio provincial intercambiaron experiencias y mostraron sus logros a partir del agregado de valor a su producción.

Tras recordar que al ejercer la Jefatura de Gabinete de la Nación trabajó en 36 cadenas de valor, el gobernador Capitanich expuso las cifras que reflejan la importancia del valor agregado en origen en todos los niveles de producción. En la provincia el gobierno identificó e impulsó el desarrollo de 15 cadenas de valor, que incluyen el sector mielero, el cárnico con su diversidad, el forestal, el textil, la industria metal mecánica, y la biotecnología, con la consiguiente generación de empleo en el sector.

Capitanich también recordó que la provincia tenía graves problemas en materia de infraestructura, y mencionó las inversiones en electrificación y viviendas rurales, rutas y logística del transporte, a las que se sumará el gasoducto, para potenciar la matriz productiva e industrial del Chaco. La recuperación del asociativismo, con la  Ley de Consorcios Rurales, a través de la cual se crearon 92 con el equivalente de 14.500 productores asociados, y los consorcios camineros, 101 cuyos recursos ascienden a 200 millones de pesos, fue destacada por el gobernador como un paso trascendental para el fortalecimiento de la agricultura familiar.

El mandatario provincial señaló por otra parte el desafío que significa la necesidad de un trabajo integrado en la escala de productividad y la base de comercialización, destacando el rol que en el mismo pueden desempeñar la red de extensionistas del INTA, del Ministerio de la Producción y los profesionales del sector privado.

“A partir de ahora hay que poner mucho esfuerzo para que las cadenas de valor estén perfectamente integradas. Uno se acostumbra a resultados rápidos, pero cuando se trata de cambiar el paradigma productivo lleva mucho más tiempo”, advirtió el gobernador. “El quiebre de la cultura productiva en nuestro país hace más de una década generó concentración y exclusión”, repasó. “Pero ahora potenciar la productividad es parte de una concepción filosófica donde el Estado interviene no solo para garantizar inclusión sino dignidad, lo que es aún más importante”, concluyó.

Perspectiva de incremento en el complejo agroalimentario

“Los chaqueños son productores muy competitivos que incorporan técnicas y a su vez, la calidad del recurso humano”, aseguró el gobernador. En el caso concreto de la Argentina, el complejo agroalimentario que hoy alimenta a 400 millones de seres humanos puede seguir incrementándose en base a productividad, sostuvo.

“Tenemos disponibilidad estratégica de agua dulce, de fuentes de financiamiento, calidad en materia de recursos humanos, calidad para el desarrollo de las industria metalmecánica complementaria, y desarrollo de biotecnología moderna, tanto animal como vegetal”, señaló. “Es decir, todos los indicadores marcan una perspectiva de implemento de productividad”, finalizó.

Anglesio: “El INTA Valor Agregado ha venido para quedarse”

A su turno, el titular del INTA, Francisco Anglesio agradeció el acompañamiento del gobernador del Chaco en el cierre de esta jornada y felicitó a los productores presentes por las distintas herramientas que tienen para transformar esos procesos y el desafío de multiplicar valor en las producciones que hacen.

“A partir del año 2003 multiplicamos por dos la cantidad de técnicos y profesionales en el INTA. Hoy tenemos más de 7500 técnicos a disposición de todos los productores y hemos multiplicado por 16 el presupuesto para nuestro funcionamiento. Además, multiplicamos por 20 las inversiones que hemos desarrollado. Eso significa el desafío de poder aportar para que nuestros productores tengan las herramientas necesarias transformadoras”, analizó el funcionario nacional.

Así concluyó: “Estamos generando alimentos para 400 millones de personas y el desafío es hacerlo para 600 en los próximos años. Eso solamente se puede hacer con capacidad y capacitación”. “El INTA VA ha venido para quedarse y significa tomar de la mano al productor y al intendente  y decirles vamos a transformar la realidad local, generando empleo y rentabilidad. Es el camino que necesitamos porque a través de ellos a mejorar la calidad de vida que es el único fin que tiene la institución”, finalizó Anglesio.

Repetto: “Trabajamos para fortalecer las cadenas productivas”

Tras el cierre de la jornada de Agregado de Valor en Origen organizada por el INTA, el ministro de la Producción, Marcelo Repetto calificó a esta propuesta como “muy importante para el Chaco”. “Sobre todo para demostrar que los grupos que se presentaron hoy son parte de los que han intervenido en esta cuestión de agregado de valor en origen”, agregó.

Así, recordó que el Ministerio de la Producción trabaja en el fortalecimiento de las cadenas productivas. “Las cadenas que han demostrado mayor impacto con esta metodología de agregado de valor y la integración de los pequeños productores, son precisamente la cadena caprina y apícola, con demostraciones concretas de muy buena producción y capacidad de asociar a sus productores, integrarse a la cadena y de esa manera poder exportar sus productos”, concluyó el funcionario provincial.

Experiencias locales

Con una dinámica que combinó charlas y debates técnicos conducidos por especialistas del organismo, se presentaron algunas experiencias locales vinculadas al agregado de valor a la producción local.

Así, la Asociación Civil Siempre Unidos, de Corzuela, integrada por mujeres y hombres de la Agricultura Familiar, inició su trabajo en el año 2005 con el objetivo de apoyar y promover las producciones agroecológicas locales. De este camino, surgió el rescate y la valorización de la tuna (“Opuntia ficus indica”), con manejo agroecológico y el agregado de valor a la fruta por un grupo de diez mujeres capacitadas en el procesamiento y conservación de mermeladas, con el método Appert sin uso de conservantes químicos artificiales.

Por su parte, el Grupo “La Tambora” de Machagai, formado por productores asociados a través de Cambio Rural para mejorar la producción agropecuaria primaria, que con el paso del tiempo compraron maquinarias para la producción de forrajes (tractor, mixer), cosechadora de algodón (picker y luego plataforma stripper) y cereales. Estos productores recibieron un crédito de 200 mil pesos de la Fundación ARGENINTA para la compra de equipamiento para producir expeller (destinado a la alimentación de los animales que poseen los productores) y aceite destinado a biodiesel y autoconsumo.

Finalmente, la Cooperativa Apícola COPAP de Margarita Belén, compuesta por 28 socios que se dedican a la producción, pasteurización, fraccionamiento y comercialización de miel. Sus integrantes prestan servicios a los socios de la institución y terceros, y comercializan el producto como marca registrada.