Miércoles, 3 Junio, 2015 - 14:08

Aída Ayala: “El municipio define obras con los vecinos y la ciudad crece”

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La Municipalidad de Resistencia lleva adelante una agenda de trabajos en distintos puntos de la ciudad, especialmente teniendo en cuenta los pedidos de los vecinos.
 
La intendente Aída Ayala recorrió Villa Luzuriaga y Villa Aeropuerto para supervisar los trabajos que realiza el municipio y aprovechó la ocasión para charlar con los habitantes de esa barriada.
La calle Capataz Codutti, desde avenida Edison hasta Dodero, fue enripiada y en estos días las máquinas motoniveladoras y los camiones volcadores continuaron con el proceso de adecuación de esa arteria para llegar con esa intervención hasta el cruce con avenida Castelli.
 
“El municipio define obras con los vecinos porque en cada recorrida nos acercamos a la gente para conocer las necesidades propias de cada barrio. La planificación de obras garantiza una ejecución con prioridades y de esa manera la ciudad crece”, declaró la mandataria comunal al llegar al lugar.
 
CERCA DE LA GENTE
Durante su visita a los alrededores de ese sector de la zona Sur, la intendenta Ayala entabló un fluido diálogo con los resistencianos que se acercaron a saludar y comentar la realidad de la vida comunitaria. En principio, agradecieron los trabajos que se estaban realizando pero al mismo tiempo aprovecharon para opinar sobre otros servicios tales como recolección de residuos y funcionamiento de los colectivos.
 
Rosa Almirón, una mujer de 82 años, se acercó al lugar bastón en mano para saludar a la intendenta Aida Ayala. “Guardo con mucho cariño una foto que nos sacamos con usted y mi marido, ahora soy viuda. Hace más de 40 años que vivo en el barrio y lo que hoy se está haciendo es histórico”, comentó la mujer con notable lucidez.
 
Unos pasos más allá, un señor esperaba en la puerta de su casa junto a su hija y su nieto. “Aida, yo soy peronista de cuna porque el primer zapato me regaló Perón y muchas oportunidades de mi vida vinieron de la mano de ese partido. Ahora soy realista y no se puede creer como cambiaron las cosas, hay que pensar en los que hacen y están cerca de la gente”, comentaba el señor mientras guiñaba un ojo a la mandataria comunal.
 
En la esquina, se juntó un grupo de mujeres para esperar a la intendenta. Entre ellas, una señora ofició de vocera y agradeció el ripio que se estaba poniendo, consultó sobre el 0-800 para organizar la limpieza del barrio, pidió más juegos para la placita de los chicos, se quejó de la cuenta de la luz y la falta de alumbrado público. Aida Ayala tomó nota de las sugerencias, explicó detalladamente la responsabilidad de la empresa de servicio eléctrico y resaltó la participación de las vecinas. “Es muy importante que los vecinos se comprometan en la gestión porque su participación permite planificar obras, hace que los barrios cambien y que la ciudad crezca. En estos años como intendenta, aprendí a gobernar escuchando a los vecinos”, concluyó la mandataria.