Martes, 4 Abril, 2017 - 18:11

Adiós a Casa Rubio: ¿por qué cierra un comercio histórico de Resistencia?

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
 
Un verdadero ícono cierra sus puertas para siempre. Una referencia visual, claro, ya que ningún resistenciano podría asociar hoy esa esquina a otro comercio que no sea Casa Rubio. Un lugar de anécdotas para sus clientes, y los extensos años de rutinas y ventas para sus propietarios que tomaron la decisión final.
 
Pero así es la Historia que lo atropella todo, y hasta las estampas más imborrables pueden desaparecer hasta quedar sólo en fotografías o depender de la esquiva memoria colectiva. Mitre y Corrientes, la esquina de Casa Rubio, pronto quizás sea otro lugar, otro comercio. Diario Chaco habló con integrantes de la familia Rubio en la despedida.
 
CRISIS NO: MERECIDO DESCANSO
“La decisión de cerrar la tomaron porque están muy cansados, quieren descansar”, explica Federico, uno de los hijos de Humberto, a cargo del negocio desde hace casi 40 años. 
 
“Son muchos años detrás del mostrador, y decidieron jubilarse para vivir más tranquilos”, comentó.
 
El cierre no es por crisis ni por menos ventas, como había trascendido inicialmente en redes sociales. Tampoco fue un quiebre dificultoso, ya que permanecía activo un solo empleado que también optó por irse hacia su jubilación. Todos contentos, con nostalgia pero hacia una vida más tranquila.
 
La sociedad entera saludó por estas horas a la cerrada oficialmente Casa Rubio. Miles y miles de resistencianos compartieron alguna pequeña anécdota, alguna costumbre que los llevaba a la histórica librería.
 
Ruben Rubio, hijo del fundador, es profesor de Historia y también habló con Diario Chaco. Contó que sus padres vivían en Córdoba. La abuela ya trabajaba en el rubro en la provincia mediterránea. Se casan en 1946 y viajan de luna de miel a Resistencia, donde al abuelo le habían ofrecido quedarse con el taller de máquinas de escribir.
 
Así se hizo el Chaco: de la llegada de emprendedores inmigrantes, mucho antes y a mediados del siglo pasado también. Los Rubio desembarcaron así en Resistencia para ganarse pronto un espacio en los libros.
 
 
UN VETERINARIO AL MANDO
La piedra fundamental de Casa Rubio, sin embargo, no fue puesta en la clásica esquina. El comercio tuvo su inicio en 1953 en Mitre al 218. Su fundador: Humberto Rubio. Adelante estaba la librería y atrás el taller de máquinas de escribir, que fue el origen real de todo. En la librería atendía a la gente la abuela de la familia, María Aylsa Rodriguez de Rubio.
 
La librería comienza luego por iniciativa de la abuela y su experiencia en Córdoba. “Era como que cada cual tenía su propio negocio, en el mismo lugar”, nos cuenta Ruben y su repaso de la historia familiar.
 
Es veinte años más tarde, en 1973, cuando de trasladan a la esquina que todos conocen. Humberto fallece en 1979 y se hace cargo del negocio la generación siguiente: María Aylsa se va a vivir a Buenos Aires y comienza a atender al cada vez más importante público uno de los hijos, Jorge Rubio, junto a su esposa Marta Susana Ameri de Rubio. Una maestra jardinera y un veterinario dejaron sus carreras para dedicar su vida entera a Casa Rubio, hasta este final 2017.