Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/633732

Lula da Silva reconoció que los reclamos de mayor apertura de Lacalle Pou "son más que justos"

La república oriental inició las tratativas de un acuerdo de libre comercio con China, situación que inquieta a Argentina, Brasil y Paraguay sobre la estabilidad de la integración regional

Lacalle Pou recibió hoy a Lula en Montevideo DANTE FERNANDEZ - AFP

El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, visitó hoy a Montevideo para reunirse con su par uruguayo, Luis Lacalle Pou, que ya inició negociaciones con China para la firma de un tratado de libre comercio, lo que disparó controversias en el Mercosur.

Durante su visita, Lula mostró buena sintonía tanto con Lacalle Pou (reconoció que sus reclamos "son justos") como con el opositor Frente Amplio.

"La visita destaca la centralidad atribuida por Brasil a la relación con Uruguay" y su "importancia (...) dentro del proyecto de fortalecimiento del Mercosur, una de las prioridades del nuevo gobierno brasileño", indicó la presidencia brasileña en un comunicado.

Lula arribó a Montevideo procedente de Buenos Aires, donde ayer participó en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinaomericanos y del Caribe (Celac), durante la cual instó a fortalecer la integración regional y dar un nuevo impulso al Mercosur, que tiene de socios plenos a su país, Argentina, Uruguay y Paraguay.

En ese contexto, Lula da Silva consideró "urgente y sumamente necesario" que el Mercosur cierre un acuerdo con la Unión Europea, antes de negociar un tratado con China.

"Es urgente y sumamente necesario que el Mercosur haga un acuerdo con la UE", exhortó Lula tras la reunión

"Vamos a intensificar nuestras discusiones con la UE y firmar ese acuerdo para que podamos discutir enseguida un acuerdo entre China y Mercosur. Creo que es posible", agregó el visitante, que llegó a la residencia presidencial acompañado de su esposa Rosangela.

Uruguay inició negociaciones con Pekín y pidió el ingreso al Acuerdo Transpacífico sin la anuencia de sus socios del Mercosur, generando tensiones y advertencias de Brasil, Argentina y Paraguay acerca de que el bloque podría resquebrajarse.

No obstante, Lacalle Pou fue claro al señalar: "Nosotros pertenecemos al Mercosur y tenemos esa vocación incambiada".

"A nadie escapa el peso económico, demográfico de Brasil (...) y si hay una decisión del presidente Lula en avanzar con China, nosotros podemos avanzar", destacó.

"Uruguay tiene su dialogo con China" y "Brasil seguramente profundice otros caminos, y nos juntaremos y diremos (...) Uruguay se pliega", agregó.

Montevideo reclama desde hace años mayor flexibilidad al Mercosur, así como apertura comercial, reclamo que Lula consideró "es más que justo".

"Es justo querer producir más y querer vender más. Por eso es importante una apertura", señaló, al tiempo que dijo estar "totalmente de acuerdo" con renovar al Mercosur "todo lo que sea necesario"

"Tengo el orgullo de haber sido el presidente de la República que mantuvo una relación con Uruguay, yo diría extraordinaria", destacó por su parte el presidente brasileño.

Temas de infraestructura bilateral

El presidente uruguayo dijo que la reunión se dividió en dos partes, la primera fue sobre infraestructura. "Ya veníamos trabajando con el gobierno anterior brasileño y esperemos poder terminarlo con esta nueva administración", añadió.

Uno de los temas que se trató es "la hidrovía de las lagunas Merín y Los Patos, el dragado del canal que está en territorio brasileño es una obra de escasa cuantía económica pero muy importante para una región de nuestro país", afirmó Lacalle Pou. "El segundo tema de infraestructura es el puente binacional en Río Branco, para que pueda sostener una carga mayor de tránsito productivo", destacó. "Y el tercero refiere a la posibilidad de que el aeropuerto de la ciudad de Rivera sea una aeropuerto binacional, un aeropuerto internacional en los próximos tiempos", apuntó el mandatario.

Respaldo a la oposición

De hecho, la coalición de izquierda, que estuvo en el poder durante 15 años bajo las presidencias de Tabaré Vázquez (2005-2010, 2015-2020) y José Mujica (2010-2015), convocó a sus militantes a través de sus redes sociales para que asistan a la explanada municipal a saludar a Lula "en defensa de la democracia y la integración latinoamericana".

El brasileño recibirá una medalla por su contribución al medioambiente de manos de Cosse, en un acto público desde un balcón de la Intendencia, en la céntrica avenida 18 de julio.

Al finalizar, en compañía de su esposa Rosangela, hará su última parada antes de emprender el retorno a Brasil en la chacra de Mujica, en Rincón del Cerro, una zona rural al oeste de Montevideo. El presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, podría participar del encuentro.

Las citas con referentes frenteamplistas han generado incomodidad en algunos integrantes del gobierno, al ser vistas como un fuerte respaldo a la oposición en un año preelectoral.

"Representa un acto de política interna al establecerse una preferencia clara sobre un determinado partido político del país", opinó el expresidente Julio María Sanguinetti (1985-1990, 1995-2000) en declaraciones al diario local El País.

Sanguinetti fue parte de la comitiva uruguaya en la asunción de Lula en Brasilia el 1 de enero junto a Lacalle y Mujica, en un gesto de convivencia republicana muy elogiado tanto en el país como en el exterior.

Agencias AFP y ANSA (Fuente: La Nación) 

HACÉ CLICK ACÁ PARA COMENTAR EN FACEBOOK