Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/633192
Juan Carlos Polini

Precandidato a gobernador

Hablemos de agua

Las fotografías y videos que circulan en redes sociales, y que fueron reproducidas por medios de comunicación locales y nacionales, muestran un líquido marrón chocolate saliendo de las canillas. Sin embargo, y sin ponerse colorados, desde la empresa SAMEEP afirman que "…es consecuencia de la intervención que se realizó para habilitar un nuevo ingreso del segundo acueducto a la cisterna y el incremento del caudal transportado por el ducto, generó que se removiera el sedimento que tiene el caño…"  Esta, y cualquier otra excusa que el gobernador Capitanich y sus funcionarios pretendan presentar como justificativo, no son más que una sarta de mentiras.

SAMEEP está entregando agua no apta para su consumo, situación extremadamente grave si tenemos en cuenta que la turbidez suele estar acompañada de la presencia de agentes patógenos que no son neutralizados con el uso de cloro.  Y no podemos soslayar el perjuicio económico que esta situación genera en la economía familiar y de los comercios que deben comprar agua envasada, generando a su vez una situación de extrema desigualdad para quienes no disponen de los recursos necesarios.

Es imposible comprender como se puede especular con un derecho humano como es el acceso a agua potable. Desde aquella "Fiesta del agua" realizada por el gobernador Capitanich en Charata en el año 2009 cuando lanzaba la licitación del Segundo Acueducto y anunciaba que en 2015 estaría finalizado hasta verlo llorar al inaugurar una canilla en esa misma ciudad en la campaña electoral del año 2021. Estamos en el año 2023 y ni noticias del segundo acueducto, ni de la planta potabilizadora que lo abastecerá, solo contamos con el viejo acueducto inaugurado en los años 80.

Contar con agua en cantidad suficiente y calidad adecuada es condición indispensable para el desarrollo humano y de nuestra economía. Los seres humanos necesitamos agua para mantenernos vivos, la necesitan los productores para el éxito de sus cosechas, la necesitan los comercios y las industrias para sus procesos; hablar de agua es hablar de vida, crecimiento y bienestar.

Si los chaqueños me dan la oportunidad de gobernar el Chaco deben saber que tendrán a su servicio una persona de bien, que todo lo que he conseguido en la vida ha sido con esfuerzo y trabajo; un ciudadano que llevará adelante un gobierno transparente, estableciendo prioridades, con orden y respeto por los derechos y libertades. No está en mi esencia jugar con la esperanza y los sueños de las personas, no prometo lo que no voy a cumplir.

En mi gobierno los chaqueños tendrán servicio de agua y luz de calidad pagando menos. Es posible, no hay ningún misterio, solamente hay que administrar con responsabilidad y austeridad el dinero de los usuarios de manera que sea destinado a realizar las inversiones necesarias para una mejor prestación.

Podemos hacer que sucedan cosas buenas para el Chaco y para los chaqueños, nos debemos la oportunidad.