Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/631301

Inseguridad sin piedad en Resistencia: el relato de la jueza asaltada junto a su bebé y esposo frente a un bar

Natalia Kuray aclaró que no cuenta con "privilegios" y que no tiene seguridad privada. Relató en primera persona el hecho, habló de inseguridad y dijo que como jueza siempre tuvo "fallos severos".

La jueza de la Cámara Primera en lo Criminal y Correccional de Resistencia, Natalia Kuray, fue víctima de un violento hecho de inseguridad mientras acomodaba a su bebé en su cochecito en la vereda de un bar ubicado en calle Pellegrini y casi Lestani. Se encontraba junto a su esposo y al pequeño de 6 meses descendiendo de un automóvil cuando fueron abordados por dos motochorros armados y que circulaban en contramano.

No es la primera vez que Kuray es víctima de un hecho delictivo a mano armada, pero si es el primero junto a su bebé, a una semana de haberse reintegrado a sus funciones tras una licencia por maternidad.

El hecho, en palabras de la propia jueza, puso en la opinión pública discusiones respecto al rol del Poder Judicial y en ese sentido aportó distintas definiciones. Primero aclaró que no tiene guardaespaldas, se definió como una "ciudadana común" y aseguró que en sus fallos vinculados a este tipo de delitos es "muy severa". 

 

Lo que sucede en materia de seguridad nos perjudica a todos

 

"Para nada veo que acá haya una puerta giratoria, no veo que haya jueces garantistas", contó la funcionaria judicial al mencionar el trabajo articulado que realiza con otros camaristas. "En la mayoría de los casos, por los menos que yo tuve que juzgar, siempre los familiares se han ido conforme, yo respeto la voluntad de la víctima. No doy penas leves, debo ser la más estrictas de todos. Tengo hasta denuncias y amenazas de denuncias de abogadas por mis criterios severos ", indicó.

En declaraciones a Diario Chaco , la magistrada aclaró que no tiene guardaespaldas y que "somos ciudadanos comunes que somos víctimas de delito al igual que nuestros padres, hijos, hermanos. Nos pasa a todos por igual y no se trabaja distinto acá porque yo sea la juez. Se hace lo que se puede y quizás quede impune, no por falta de trabajo de la fiscalía o de la Policía sino porque a veces no hay pruebas y no se puede recolectar, mismo yo no pude ser una buen testigo".

El hecho de inseguridad se da en medio de varios robos graves con modalidad piraña e inclusive con el uso de armas de fuego. El jefe la Policía del Chaco señaló a DCH que aumentó la cantidad de denuncias vinculadas a este tipo de hechos aunque la ministra de Seguridad, Gloria Zalazar, indicó también a este medio que no hay un crecimiento del uso de armas de fuego en hechos delictivos.

Kuray por su parte indicó que "por supuesto" existe un incremento de hechos como el que le ocurrió y reflexionó: "Creo que la realidad del país nos afecta a todos y cada vez hay más inseguridad, cada vez son más violentos los casos, cada vez se animan a más, están dispuestos a todo". 

EL ROBO EN PRIMERA PERSONA

"Con mi marido y mi bebé estábamos yendo a un bar, ubicado en Pellegrini y casi calle Lestani, estacionamos e incluso comentamos los dos que nos llamó la atención que no había movimiento de gente, ni siquiera estaban los cuidacoches que suelen estar en la zona, pero uno nunca imagina que le va a pasar porque era temprano. Nos bajamos, mi marido arma el cochecito del bebé que yo lo llevaba conmigo porque se me había dormido en brazo y cuando lo estamos poniendo en el cochecito yo escucho que mi marido dice ´no, no por favor te damos todo´ y ahí veo que venía una moto en contramano y que ya se tiró uno que iba de acompañante con un arma de fuego", relató a este medio la jueza.

Cuando el delincuente se arrojó hacía la víctima le quitó la cartera y le gatilló tres veces, pese a que ella no se resistió y estaba preocupada porque su bebé no se caiga del coche al que aún no había podido sujetarlo bien.

"Mi marido quedó en shock y después el de la moto dice ´al vago también sacale´, lo quiere correr a mi marido y yo le digo ´¡corré!´, justo venía un señor que cuida una obra en construcción que está a 15 metros, bien al frente del bar", relató. Acto seguido los delincuentes huyeron.

La investigación sigue su curso en manos del Equipo Fiscal 3 de Resistencia y con actuaciones del personal de la Comisaría Octava. Hasta el momento los ladrones no fueron identificados y las más de 10 cámaras de seguridad a las que han accedido no han aportado datos significativos, aportaron fuentes judiciales.

"No tenemos todo lo tecnológico a nuestra disposición para ver instantáneamente lo que sucedió en tal o cual lugar, se hace lo que se puede con los recursos que hay", indicó en esa sintonía Kuray. Se estima que muchas de las cámaras a las que accedió la investigación no son nítidas o no funcionan.

COMENTÁ EN FACEBOOK: HACÉ CLICK ACÁ