Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/630450

El árbitro argentino Fernando Rapallini tuvo su debut mundialista

El árbitro argentino Fernando Rapallini tuvo este miércoles su debut mundialista al ser el encargado de impartir justicia en el partido entre Marruecos y Croacia que igualaron 0 a 0 en la primera jornada del Grupo F de la Copa del Mundo en Qatar 2022.

Además, el oriundo de La Plata estuvo acompañado por sus compatriotas Juan Pablo Belatti y Diego Bonfa, en lo que fue su primer encuentro en un Mundial.

El árbitro de 44 años no tuvo mayores complicaciones, ya que no fue llamado desde el VAR porque no hubo polémicas, y apenas sacó una tarjeta amarilla, la cual mostró recién en la agonía del cotejo. Además, tampoco adicionó tiempo excesivo como si se pudo observar en otros encuentros desde que comenzó la cita.

En una primera etapa que no paso mucho, Rapallini tuvo que intervenir en una fuerte entrada de Luca Modrić sobre Hakimi: el mediocampista del Real Madrid dejó el pie extendido e impactó el tobillo del defensor, y aunque el el colegiado sancionó la falta y decidió no mostrarle ninguna tarjeta al capitán croata, tampoco fue llamado para volverla a ver la acción.

Ya en el cierre de los primeros 45 minutos, Croacia reclamó penal luego de que el arquero Bono tapara un remate y la pelota diera en el brazo de Sofyan Amrabat, pero el argentino entendió que fue casual y decidió continuar con el juego.

En el complemento, Sofiane Boufal quiso sorprender a Dominik Livaković y remató desde afuera del área. Sin embargo, su disparo se encontró con Dejan Lovren y, pese a que la pelota le dio en la mano y todo Marruecos pidió penal, Rapallini no sancionó nada, ya que el brazo del defensor de Zenit estaba pegado al cuerpo.

Por su parte, Amrabat vio la única tarjeta amarilla que sacó argentino: el mediocampista marroquí se dio cuenta que Modrić iba a llegar antes que él a la pelota y, una vez que el capitán croata se hizo del balón, el futbolista del combinado africano decidió derribarlo para que no inicie en el contraataque.

Fuente: Noticias Argentinas