Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/627327

El fiscal Amad reconoció que hay un "pasa datos" en la causa que sigue al clan Sosa: "Hay un miserable corrupto"

"Hay un estómago resfriado que integra las filas de la Justicia o de las fuerzas de seguridad", dijo el fiscal federal de Sáenz Peña que investiga a la familia Sosa por narcotráfico y lavado de dinero. Continuarán los allanamientos para descubrir la ubicación de los prófugos.

El fiscal federal de Sáenz Peña, Carlos Amad, apuntó contra una persona que actuaría de "pasa datos" para la familia Sosa -investigada por narcotráfico y lavado de dinero- cada vez que se realiza algún tipo de acción judicial o allanamiento.

"Hay un miserable corrupto que está dentro de las filas del Ministerio Público, de la Justicia o de las fuerzas de seguridad que está brindados datos a estos narcotraficantes, es decir, que es participe de la banda", mencionó Amad.

El último viernes se vivió un llamativo hecho que alertó a las fuerzas de seguridad: al momento de ingresar a un inmueble, una mujer se hizo presente con una llave de la vivienda y, según reconstruyó Amad, dijo que "el dueño del lugar le dio la llave y dijo que se las entregue a los efectivos porque sabía que lo iban a allanar, para que no le rompan la puerta".

Amad se mostró indignado por el hecho y afirmó que "hay un estómago resfriado que integra las filas de la Justicia o de las fuerzas de seguridad". "Alguien le está contando a estos señores sobre qué es lo que está pasando", reconoció.

Respecto a la investigación, el fiscal indicó que continuarán con los allanaimentos ya que obtuvieron nuevas documentaciones de interés. Hasta el momento, los allanamientos realizaron se hicieron debido a que "se observó algún tipo de movimiento sospechoso que tiene que ver con estos señores que están prófugos, datos que se desprenden de los distintos informes de inteligencia y de los secuestros que fueron realizando".

"No puedo entender la lógica de estos señores que aterrorizaron Sáenz Peña a balazos, con droga, corriendo carreras en las calles. Ellos eran los dueños de la calle y nadie les hacía nada. Caían presos y a las 24 horas, un poco más...ya estában afuera", recordó Amad.

"Hay una comunidad entera a la que aparentemente no le interesa que estos señores aparezcan.  Yo no entiendo si la gente prefiere vivir tranquila o vivir como hace seis meses, que era el reino del terror en las calles donde estos señores le entraban a balazos a cualquier cosa", reconoció.

Hasta el momento, Amad afirmó no haber recibido amenazas. "He recibido amenazas en el pasado, 'cartitas de amor' como digo, me han dejado balas, han entrado a mi casa, en fin...pero creo que si un par de estos facinerosos me amenaza y yo claudico en mi ministerio, tendría que ir a poner un kiosco. No tendría que ser fiscal federal. Uno para estar en este lugar tiene que ser digno, íntegro y digno para ser un funcionario público. 

HACÉ CLICK ACÁ PARA COMENTAR EN FACEBOOK