Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/624494

Tres delincuentes fueron atacados a tiros y uno murió: sospechan de un policía

El hecho ocurrió en la madrugada del jueves en la localidad de Quilmes, Buenos Aires, como resultado de una persecución delictiva a los ladrones luego de que le robaran a una joven en la puerta de su casa. 

En principio el hecho fue denunciado luego de que una mujer de 28 años fue interceptada en la calle Baranda a 4300, cuando salió de su casa para ir trabajar. En ese momento, la mujer fue abordada por tres personas en una moto que quisieron arrebatarle la cartera y, como se resistió, efectuaron un disparo intimidatorio al aire y escaparon sin concretar el robo.

Minutos después del robo, los mismos efectivos fueron alertados sobre la presencia de dos personas heridas de bala y de una moto tirada en el medio de la calle. Del análisis de cámaras de seguridad de los vecinos de la zona analizadas posteriormente surgió que además una tercera persona, que parecía estar herida de bala ya que caminaba con mucha dificultad, escapó del lugar. 

En este sentido, los dos heridos fueron trasladados de urgencia al hospital de Quilmes en muy grave estado. Uno de ellos, de 24 años e identificado como Agustín Guillet, murió poco después debido a las lesiones de bala que sufrió en la zona abdominal, mientras que el otro, un adolescente de 15 años, permanece internado en terapia intensiva. 

Asimismo, lo insólito del hecho radica en que aún no se sabe quién fue el "tirador fantasma". En un relevamiento realizado por los agentes policiales y el fiscal de turno a cargo del caso, no se halló una sola vaina servida ni un testigo que dijera haber escuchado detonaciones, a pesar de que el hecho se produjo en plena madrugada y que se efectuaron al menos seis disparos en un radio no mayor a 700 metros y eso es algo que deja un gran misterio.

Hasta el momento, lo único que se encontró es un proyectil calibre 9 milímetros que impactó en la moto que tripulaban los asaltantes y que hace sospechar a los pesquisas que pudo partir del arma de algún miembro de una fuerza de seguridad, aunque tampoco eso está corroborado.

Pulsa aquí para dejar tu comentario