Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/624468

Luciani aporta pruebas sobre cómo Lázaro Báez competía contra sí mismo y nadie lo controlaba

El fiscal Diego Luciani volvió a encabezar esta mañana los alegatos en la causa Vialidad en la que está imputada Cristina Kirchner por asociación ilícita y fraude al Estado. 

En la jornada anterior había expuesto que "hubo un direccionamiento grosero inadmisible". Hoy, continuó por esa línea repasando las licitaciones de las 51 obras que recibió Lázaro Báez, una por una y en orden cronológico. 

En este sentido, aportó pruebas para demostrar que Báez competía contra sí mismo y que las licitaciones eran "una ficción" como afirmó anteriormente. 

Según Luciani, esto solo fue posible porque hubo una orden de "lo más alto del Poder Ejecutivo".

"No hay obra que se termine en término. Podemos entender que pueden darse situaciones en las cuales las empresas solicitan extensiones de plazos por diversos motivos, ahora, que de todas las obras no puedas terminar ninguna, habla de algo sistemático, de la falta de capacidad de la empresa", dijo el fiscal al analizar las diferentes obras. 

Y aseguró: "Señores jueces, cuando analizamos el expediente no podemos creer lo que vemos no estamos haciendo referencia a cuestiones ajenas, no puedo creer cómo pudieron pasar inadvertidos semejantes actos de corrupción y manipulación de la obra pública de Santa Cruz". 

Afirmó que perdió "la capacidad de asombro ante la "repetición sistemática de actos irregulares": "A medida que avanzábamos y leíamos las licitaciones, cuando analiza cada papel te va quitando la capacidad de asombro, ya no te sorprende", sostuvo. 

Esta es la tercera audiencia del juicio que se realiza los lunes, martes y viernes. Está previsto que el alegato del fiscal dure dos semanas más y después será el turno de las defensas. En total, se estima que los alegatos duren unos cuatro meses.

COMENTÁ EN FACEBOOK: HACÉ CLICK ACÁ