Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/611105

Una jueza de Sáenz Peña concedió una adopción y le escribió una carta a la nena: "Me pidió ser tu papá para poder acompañarte en la vida"

Lorena Bettiana Hruza, titular del Juzgado de Niñez, Adolescencia y Familia N°2 de Sáenz Peña, le concedió la adopción a un hombre que crió a la hija de su mujer desde que tenía dos años, ante la ausencia del padre biológico.

A través de una carta, la magistrada se dirigió hacia la nena y le explicó los motivos de su determinación: "Hoy tengo en mis manos la posibilidad de escribir el final de esta hermosa historia. Vos tenés una gran familia que te ama, te cuida y siempre va a estar a tu lado".

Hruza dio lugar a una demanda de adopción por integración y, en su resolución, le dedicó algunos párrafos a la niña.

En contacto con Diario Chaco , la jueza recordó la Convención de los Derechos del Niño y señaló que "habla de esto, de escucharlos, de dictar sentencias donde sea valorado su interés superior". "El artículo 12 habla de la escucha activa de ver qué quiere, cuáles son sus necesidades, sus deseos y si esto que ellos quieren se condice con su interés superior", afirmó.

Para tomar la decisión se realizaron una serie de pruebas y encuestas de opiniones. "Es un proceso que llevó su tiempo y se fueron juntando pruebas, además de la escucha a la niña", dijo.

Además, fue la propia nena quien quería cambiarse el apellido según contó. "Por las cosas que va contando uno va infiriendo que hay un vínculo afectivo de unión, él en su rol de papá, llevándola y trayéndola del colegio, ayudándola a hacer la tarea, saliendo a pasear y compartiendo momentos", agregó.

No es la primera vez que Hruza dicta una sentencia de estas características. En ocasiones anteriores también envió cartas a los niños con palabras sencillas. "Se trata de una lengua para que entienda lo que resuelvo", explicó.

Mencionó también el trabajo de la abogada en este caso: "Tiene una perspectiva de infancia, que es esto de cumplir con el mandato con los compromisos que asumió el Estado Argentino al suscribir la Convención de los Derechos del Niño que nosotros tenemos como operadores del derecho esa obligación de dictar sentencia sus fallos con esta perspectiva".

El caso

El expediente esta caratulado como "C.,S.S/Adopción de Integración". Un hombre solicitó la adopción plena por integración respecto de la hija de su pareja, con la cual mantiene una relación desde 2017, convive desde 2018 y actualmente están casados. A la niña la conoció cuando tenía 2 años.

El hombre manifestó que la niña se crió con él, viéndolo como figura paterna ya que el padre biológico "jamás se interesó en su hija desde que se separó de la madre, habiendo solamente brindado su apellido, pero desligándose de sus obligaciones como progenitor". Afirmó que la niña desde sus primeras palabras lo llamó "papá" y en el jardín se hace llamar con el apellido de él.

La jueza evaluó si se cumplían los requisitos legales para hacer lugar a la adopción por integración, escuchó a los progenitores biológicos y a la niña, y expresó que "siendo evidente la existencia de un estado de posesión de hija entre S. y C., quienes han conformado a través del transcurso del tiempo y de la convivencia una relación socioafectiva, elemento configurativo de la identidad dinámica de toda persona, y con el fin de resguardar el derecho humano de S., de ser parte y de disfrutar plenamente de su familia, tener una filiación, que se condiga con su identidad y se consolide jurídicamente una situación de hecho, considero, en consonancia con lo dictaminado por las Sras. Representantes del Ministerio Público Fiscal y Asesor, que corresponde hacer lugar a la demanda de adopción de integración."

La adopción

Respecto al carácter de la adopción, la jueza se inclinó por otorgarla en forma plena "ya que ello representa sin dudas alguna el mejor interés de S.." y en cuanto al apellido "S. manifestó con claridad y espontaneidad que desea llevar el de "C" ya que así también es conocida, y creo firmemente que hacer efectivo este deseo de la niña construirá un vínculo de amor más fuerte entre ella y el pretenso adoptante".

La carta

Querida S.:

Hoy tengo en mis manos la posibilidad de escribir el final de esta hermosa historia. Vos tenés una gran familia que te ama, te cuida y siempre va estar a tu lado; y es justo eso lo que R. me pidió: ser tu papá para poder acompañarte en la vida.

El día que viniste al juzgado y me contaste tu historia, entendí lo mucho que R. significa para vos y cuanto lo querés. Que querés ser su hija y llevar su apellido. Por eso hoy les voy a conceder ese deseo que tanto anhelan, a partir de ahora R. va a tener un papel donde dice que vos sos la hija y también en tu documento va a decir que él es tu papá.

Además, voy a concederte el deseo de llevar su apellido, tal como me lo pediste. A partir de ahora te vas a llamar S. F. Ce.. Te deseo una infancia llena de sueños, amor y felicidad. Deseo que sigas siendo esa niña valiente, espontánea y generosa que conocí.

 Gracias por haber confiado en mí. También quiero que sepas que si en algún momento querés conocer con más detalle los motivos de mi decisión vas a poder tener acceso a tu expediente y conocer tus orígenes. Por último, quiero volver a invitarte a charlar con Fanny y conmigo, en el momento que sientas la necesidad de hacerlo. Con cariño, Lorena.