Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/610559

Un ex guardia nazi de 101 años fue condenado en Alemania por 3.518 cargos de cómplice de asesinato

Un hombre de 101 años fue condenado el martes en Alemania por 3.518 cargos de cómplice de asesinato por servir en el campo de concentración nazi de Sachsenhausen durante la Segunda Guerra Mundial.

El Tribunal Regional de Neuruppin lo condenó a cinco años de prisión.

El hombre, que no fue identificado, había negado haber trabajado como guardia de las SS en el campo y haber ayudado e instigado el asesinato de miles de prisioneros.

En el juicio, que comenzó en octubre, el hombre dijo que había trabajado como peón agrícola cerca de Pasewalk, en el noreste de Alemania, durante el período en cuestión.

Sin embargo, el tribunal consideró probado que trabajó en el campo en las afueras de Berlín entre 1942 y 1945 como miembro alistado del ala paramilitar del Partido Nazi, informó la agencia de noticias alemana dpa.

"El tribunal ha llegado a la conclusión de que, contrariamente a lo que usted afirma, usted trabajó en el campo de concentración como guardia durante unos tres años", dijo el juez presidente Udo Lechtermann, según dpa, y agregó que al hacerlo, el acusado había asistido en la maquinaria de terror y asesinato de los nazis.

"Apoyaste voluntariamente este exterminio masivo con tu actividad", dijo Lechtermann. "Todas las personas que querían huir del campo fueron fusiladas. Por ende, cualquier guardián del campo participó activamente en estos asesinatos", dijo el juez.

Los fiscales basaron su caso en documentos relacionados con un guardia de las SS con el nombre, la fecha y el lugar de nacimiento del hombre, así como otros documentos.

Por razones organizativas, el juicio se llevó a cabo en un gimnasio en Brandenburg/Havel, el lugar de residencia del hombre de 101 años. El hombre solo estaba en condiciones de ser juzgado de forma limitada y solo podía participar en el juicio durante unas dos horas y media cada día. El juicio fue interrumpido varias veces por motivos de salud y estancias hospitalarias.

Sachsenhausen se estableció en 1936 justo al norte de Berlín como el primer campo nuevo después de que Adolf Hitler le diera a las SS el control total del sistema de campos de concentración nazi. Estaba destinado a ser una instalación modelo y un campo de entrenamiento para la red laberíntica que los nazis construyeron en Alemania, Austria y los territorios ocupados.

Más de 200.000 personas fueron detenidas allí entre 1936 y 1945. Decenas de miles de reclusos murieron de hambre, enfermedades, trabajos forzados y otras causas, así como a través de experimentos médicos y operaciones sistemáticas de exterminio de las SS, incluidos tiroteos, ahorcamientos y gaseamiento.

Las cifras exactas de muertos varían, con estimaciones superiores de unos 100.000, aunque los estudiosos sugieren que las cifras de 40.000 a 50.000 probablemente sean más precisas.

Como en otros campos, los prisioneros judíos fueron seleccionados en Sachsenhausen para recibir un trato particularmente duro, y la mayoría de los que seguían con vida en 1942 fueron enviados al campo de exterminio de Auschwitz.

Sachsenhausen fue liberada en abril de 1945 por los soviéticos, quienes la convirtieron en su propio campo brutal.

El veredicto del martes se basa en un precedente legal reciente en Alemania que establece que cualquier persona que ayudó en una función del campo nazi puede ser procesada por cómplice de los asesinatos cometidos allí.

Su abogado ya había anunciado que en caso de recibir una pena muy dura iba a recurrir a una apelación, lo que retrasaría el cumplimiento de la sentencia hasta inicios de 2023. Dada la avanzada edad y frágil salud del acusado, que comparece en libertad, es poco probable que sea encarcelado.

FUENTE: Infobae