Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/607801
Rosa Petrovich

Secretaria General de la Comisión Directiva de ATECH

Por Rosa Petrovich

Si la educación es una prioridad, la recomposición salarial docente también debe serlo

Como es de público conocimiento y de general consenso la educación es la base del progreso y del ascenso social de la población, en la niñez y adolescencia se desarrollan las capacidades y aptitudes y se despiertan las vocaciones que son puntales del desarrollo económico, científico y tecnológico de un país. De allí la importancia del docente para la población chaqueña y de la educación popular para gobernantes que se precien de estadistas y que pretendan promover la transformación y el desarrollo de la sociedad. El educador es el instrumento fundamental para una política orientada hacia el conocimiento, la justicia social y los cambios perdurables.

No obstante lo expresado, en la Provincia del Chaco el Estado ha relegado al sector docente y lo ha sometido a una pérdida considerable del poder adquisitivo, alcanzando un vergonzoso 50 % entre 2017 y 2018, cayendo la gran mayoría de los trabajadores de la educación  bajo la línea de pobreza.

En el presente la Provincia del Chaco ha acrecentado considerablemente sus ingresos, en el primer cuatrimestre del corriente año los recursos de origen nacional por transferencias automáticas totalizaron $ 73.136, 8 millones, con un crecimiento del 3,8 % en términos reales (superando la inflación) y por transferencias no automáticas $ 8.354,8 millones alcanzando un 4,8 % en términos reales; mientras que los ingresos tributarios de origen provincial sumaron $ 12.903,4 millones y un incremento de 9,9% en términos reales.

Este desarrollo de los recursos provinciales fundamenta y con creces, el establecimiento inmediato de una recomposición salarial, ante la galopante inflación, -además del cumplimiento inexcusable de la cláusula gatillo –lograda por la docencia chaqueña a través de ATECH y todo el Frente Gremial Docente-, y la continuidad de una política esbozada de recomposición salarial –tal y en dirección similar a la obtenida en 2021 por la docencia, a través del espacio gremial-, que permita a la docencia el recupero del poder adquisitivo pulverizado por una acción llevada a cabo a lo largo de gestiones anteriores de gobierno al servicio del capital financiero.  Por lo tanto, si la prioridad de la actual gestión es la educación, debe serlo también la recomposición salarial del factor humano, responsable primigenio de la modernización y transformación en el área educativa. En la Provincia del Chaco los recursos crecieron por sobre la inflación, los salarios docentes también deben hacerlo y sin dilaciones, recomposición que iba a comenzar con marzo y que la inflación se la llevó puesta.

Pulsa aquí para comentar en Facebook