Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/600044

Las 8 claves para la convivencia con un positivo de COVID-19

Ante el explosivo crecimiento de contagios tras la llegada de la variante Ómicron y la latente posibilidad de que un integrante de la familia se contagie y los demás no, se exponen a continuación las 8 claves más importantes para tener en cuenta a la hora de convivir. 

Lo principal es saber que el coronavirus también se transmite a partir de personas contagiadas y puede quedar suspendido en el aire especialmente en lugares con mala ventilación. Así, las personas pueden exhalar en gotas y estar contagiadas sin manifestar síntomas. Es decir que, en el hogar, donde los convivientes pasan muchas horas juntos, es un lugar propicio para el contagio del coronavirus. 

También cabe recordar los principales síntomas que indicarán un posible caso de COVID-19:  iebre (37.5°C o más), tos, dolor de garganta, dificultad para respirar, dolor de cabeza, dolor muscular, diarrea, vómitos, rinitis/congestión nasal o haya sufrido una pérdida repentina del gusto o del olfato.

Ahora bien, las 8 claves son las siguientes: 

1- Contactos estrechos de personas con COVID-19 pueden ir a trabajar con barbijos de buena calidad y ventilación; también pueden ir a comprar alimentos, sin hacer reuniones sociales. Esto se da gracias a la tasa de vacunación, lo que se traduce en una menor carga viral y también en un tiempo menor de excreción del virus. 

Ahora, en caso de tener síntomas, deben aislarse porque pasan a ser casos positivos por ser nexo epidemiológico, según confirmó el Ministerio de Salud de Nación, que también manifestó: "Las personas conviviente deben ser conscientes de que hoy no hacen el aislamiento laboral por la situación epidemiológica actual. No es una decisión que esté exenta de riesgo. Surge de la necesidad de mantener en funcionamientos los servicios esenciales".

2. La persona con COVID-19 debe aislarse dentro de la casa con respecto a sus convivientes. la recomendación del Ministerio de Salud de la Nación es que si una persona tiene diagnóstico de COVID-19 y había accedido al esquema inicial de vacunación completo (con menos de cinco meses de haber completado el esquema inicial o aplicada la dosis de refuerzo), solo debe aislarse durante 7 días desde la fecha de inicio de síntomas (o desde la fecha de diagnóstico si es asintomático); ahora bien, si se trata de una persona sin esquema de vacunación o con esquema incompleto, debe aislarse 10 días desde la fecha de inicio de síntomas. O bien aislarse 7 días y realizar el test a partir del séptimo.

3. La persona contagiada debe aislarse inmediatamente de los demás, se debe suponer que quien acaba de ser diagnosticada con COVID-19 es potencialmente infeccioso, explica Infobae. Sin embargo, entre los convivientes, deben tener en cuenta su estado de vacunación respecto al COVID-19 ya que varían los días de aislamiento. 

4. Si todos los convivientes tienen COVID-19 no necesitan aislarse entre sí, ya que probablemente todos hayan obtenido la misma variante entre sí y no se volverán a infectar entre ellos tan raído. Sí deben hacerlo con el resto de las personas.

5. Los padres con un hijo con COVID-19 deben evaluar riesgos. El niño pequeño necesitará más cuidados por lo que, si los padres están vacunados, el riesgo de contagiarse es menor. En cambio, si en el mismo hogar hay otro niño que no está vacunado, tendrá más riesgos de enfermarse. 

En caso de haber un niño contagiado y otro que no, deberán armarse dos grupos dentro de la misma casa sin que ambos interactúen entre sí. 

6. Usar mascarilla y barbijo durante el cuidado con niños con COVID-19. Además, debe haber ventilación cruzada y permanente. El resto de convivientes no deberían compartir ningún espacio interior. 

7. No salir de la casa durante el aislamiento. Aunque, si la persona que tiene COVID-19 vive en un lugar que no implica compartir espacios con otra gente para salir a tomar aire fresco, podría salir.

8. La duración del aislamiento varía según el esquema de vacunación. Cuando se trata de personas de la misma familia, esta pauta significa que realmente no deben comer juntos ni tener otros encuentros casuales sin mascarillas o barbijo con miembros no infectados de la familia en el período de 10 días. Si las familias están en dos grupos, no deben mezclarse durante 10 días dentro de la casa.

Si se trata de una persona con COVID-19 que no estaba vacunada, debe mantener el aislamiento durante 10 días. Si estaba inmunizada completamente, debe seguir solo un aislamiento de 7 días y otros 3 días de cuidados especiales, como evitar ir a reuniones sociales. Para contar los días se tiene en cuenta cuál fue el día del inicio de los síntomas o del testeo en casos de asintomáticos, según publicó Infobae.