Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/598571

El hallazgo de un huevo de dinosaurio intacto revela el vínculo con las aves modernas

Un embrión de entre 72 y 66 millones de años hallado en un huevo de dinosaurio fosilizado arroja nueva luz sobre el vínculo entre el comportamiento de las aves modernas y los dinosaurios. El embrión, apodado ‘Bebé Yingliang’, fue descubierto en las rocas del Cretácico Superior de Ganzhou, en el sur de China, y pertenece a un dinosaurio terópodo desdentado: el oviraptorosaurio.

"Los oviraptorosaurios, un tipo de dinosaurio terópodo con huesos huecos y extremidades de tres dedos, estaban muy cerca de la ascendencia de los dinosaurios que evolucionaron hasta convertirse en aves modernas. Además de picos, tenían plumas en los brazos. No podían volar, pero hay evidencia de que extienden las plumas por encima de sus nidos para mantener calientes los huevos debajo de ellos", dijo John Nudds, paleontólogo de la Universidad de Manchester en el Reino Unido.

El fósil, uno de los embriones de dinosaurio más completos jamás encontrados, sugiere que estos dinosaurios desarrollaban posturas similares a las de las aves cerca de la eclosión. Los autores principales del estudio de fósiles publicado en la revista Science son científicos de China, Estados Unidos, Canadá y Reino Unido.

Los fósiles de dinosaurios embrionarios son extremadamente raros: los paleontólogos los han encontrado en solo media docena de sitios. Y esta es la primera vez que han mostrado signos de una postura distintiva conocida como "metido" - con la cabeza debajo del brazo derecho - aunque algunos otros embriones de dinosaurios han mostrado distintos "dientes de huevo" que pueden haber usado para romper sus caparazones, dijo Nudds. "Algunos embriones están bastante bien conservados, pero no muestran esta postura. Y algunos son muy fragmentarios, por lo que es difícil ver su postura con claridad", agregó.

dino12.png

Los científicos, dirigidos por investigadores de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) y de la Universidad China de Geociencias (Pekín), descubrieron que la postura del ‘Bebé Yingliang’ es única entre los embriones de dinosaurio conocidos: su cabeza se encuentra debajo del cuerpo, con los pies a ambos lados y la espalda enroscada a lo largo del extremo romo del huevo. Esta postura, hasta ahora desconocida en los dinosaurios, es similar a la de los embriones de aves modernas. En las aves modernas, estas posturas están relacionadas con el "remetimiento", un comportamiento controlado por el sistema nervioso central y crítico para el éxito de la eclosión.

Tras estudiar el huevo y el embrión, los investigadores creen que este comportamiento previo a la eclosión, que hasta ahora se consideraba exclusivo de las aves, puede haberse originado entre los terópodos no avianos.

El embrión está articulado en su posición de vida sin grandes alteraciones por la fosilización. Con una longitud estimada de 27 cm desde la cabeza a la cola, la criatura se halla dentro de un huevo de elongatoolito de 17 cm. El espécimen se encuentra en el Museo de Historia Natural de Yingliang Stone.

Fion Waisum Ma, coautor e investigador de doctorado en la Universidad de Birmingham, explica que los embriones de dinosaurio son algunos de los fósiles más raros y la mayoría de ellos están incompletos con los huesos dislocados. "Estamos muy entusiasmados con el descubrimiento del ‘Bebé Yingliang’, ya que se ha conservado en un gran estado y nos ayuda a responder a muchas preguntas sobre el crecimiento y la reproducción de los dinosaurios con él", asegura en un comunicado. "Es interesante ver que este embrión de dinosaurio y un embrión de pollo posan de forma similar dentro del huevo, lo que posiblemente indica comportamientos similares antes de la eclosión", añade.

Los científicos creen que las cáscaras de huevo duras brindan una mejor protección contra el medio ambiente que las cáscaras blandas. "Los oviraptorosaurios y las especies de dinosaurios relacionados pueden haber desarrollado la postura de plegado para romper sus cáscaras de huevo más duras", señaló Ma.

El ‘Bebé Yingliang’ fue identificado como un oviraptorosaurio basándose en su cráneo profundo y sin dientes. Los oviraptorosaurios son un grupo de dinosaurios terópodos emplumados, estrechamente relacionados con las aves actuales, conocidos en el Cretácico de Asia y América del Norte. Es probable que sus formas de pico y tamaños corporales variables les permitieran adoptar una amplia gama de dietas, incluyendo la herbívora, la omnívora y la carnívora.

Se sabe que las aves desarrollan una serie de posturas de repliegue, en las que doblan el cuerpo y meten la cabeza bajo el ala, poco antes de eclosionar. Los embriones que no alcanzan esas posturas tienen más posibilidades de morir por no haber nacido. Al comparar al ‘Babé Yingliang’ con los embriones de otros terópodos, dinosaurios saurópodos de cuello largo y aves, el equipo propuso que el comportamiento de remetimiento, que se consideraba exclusivo de las aves, evolucionó por primera vez en los dinosaurios terópodos hace muchas decenas o cientos de millones de años.

Cómo fue el hallazgo

Los descubrimientos adicionales de fósiles de embriones serían muy valiosos para seguir probando esta hipótesis. El profesor Lida Xing, de la Universidad de Geociencias de China (Pekín), coautor del estudio, explica que "este embrión de dinosaurio fue adquirido por el director del Grupo Yingliang, Liang Liu, como presunto fósil de huevo alrededor del año 2000″.

Durante la construcción del Museo de Historia Natural de la Piedra de Yingliang, en la década de 2010, el personal del museo revisó el almacén y descubrió los especímenes, que fueron identificados como fósiles de huevos de dinosaurio. No fue hasta 2015 que uno de los miembros del personal del museo examinó el huevo fósil y notó que lo que parecían ser huesos se podían ver en una fractura. Se llevó a cabo la preparación de los fósiles y finalmente se descubrió el embrión oculto en el interior del huevo. Así es como salió a la luz el ‘Bebé Yingliang’".

El bebé dinosaurio habría medido aproximadamente 10 pulgadas desde el pico hasta la cola cuando nació, y podría haber crecido hasta más de 6 pies de largo como adulto. Muchos expertos en dinosaurios han aclamado al fósil como uno de los embriones mejor conservados que jamás hayan visto. Pero algunos no están seguros de que lo que los investigadores han interpretado como una postura de doblar el embrión sea en realidad eso.

El profesor Steve Brusatte, de la Universidad de Edimburgo, que forma parte del equipo de investigación, añade que "este embrión de dinosaurio dentro de su huevo es uno de los fósiles más bellos que he visto nunca. "Este pequeño dinosaurio prenatal se parece a una cría de ave enroscada en su huevo, lo que constituye una prueba más de que muchos rasgos característicos de las aves actuales evolucionaron primero en sus antepasados dinosaurios", describe.

Pulsa aquí para comentar en Facebook