Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.diariochaco.com/a/554637

Determinan el rol de "Lomadas de Otumpa" sobre el escurrimiento superficial en Chaco y Formosa

Un estudio con modelos digitales de elevación logró determinar el rol de la unidad geomorfológica conocida como "Lomadas de Otumpa" en la caracterización del paisaje y principalmente en los sistemas de escurrimiento y distribución de bosques y selvas en Formosa, Chaco y norte de Santa Fe.  Las lomadas son responsables de marcadas diferencias topográficas producto de los diferentes procesos de sedimentación regional.

Las provincias de Chaco y Formosa han sido modeladas por el accionar de tres mega abanicos aluviales, los cuales son responsables tanto de la topografía, como del diseño del escurrimiento y en consecuencia la distribución de bosques de ribera.

Constituyen una amplia llanura compuesta por grandes abanicos aluviales de ríos que, procedentes de los Andes, descargan hacia los sistemas de los ríos Paraguay-Paraná.

Sin embargo, la planicie chaqueña es interrumpida en el centro de esta región por una unidad geomorfológica denominada "Dorsal Charata" o "Lomadas de Otumpa" que constituyen estribaciones suaves que interrumpen la monotonía del relieve con una orientación regional NNE y representan una expresión morfoestructural positiva que alcanza una cota de 210 metros y que se vincula espacialmente con estructuras antiguas del subsuelo.

Al constituir una barrera natural, las Lomadas de Otumpa condicionan la distribución y dirección de los sistemas de escurrimientos provenientes de los Andes y en consecuencia genera marcadas diferencias topográficas producto de los diferentes procesos de sedimentación regional.

Numerosos estudios aportaron al conocimiento de la topografía del lugar, de los paisajes, sus dinámicas, evolución y sus repercusiones en la población.

Apoyados en ese conocimiento previo, un proyecto de investigación avanzó en la aplicación de Modelos Digitales de Elevación para realiza nuevos aportes en la caracterización de las Lomadas de Otumpa.

El objetivo del estudio, mediante modelos digitales de elevación, fue determinar el rol que poseen las Lomadas de Otumpa en la caracterización de los paisajes pero principalmente en la distribución de los sistemas de escurrimiento y en consecuencia la distribución bosques y selvas en el Chaco Oriental ubicado entre las provincias de Formosa, Chaco y norte de Santa Fe.

Así lo explicó el responsable del estudio, el Doctor en Geografía, Félix Ignacio Contreras, investigador del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CONICET-UNNE) y docente de la Cátedra Geografía Física y Geomorfología de la carrera de Ingeniería en Agrimensura, de la  Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE.

Para el trabajo, se compararon los resultados de los modelos superficiales de escurrimiento generados con la aplicación de los Modelos Digitales de Elevación con la distribución de selvas y bosques del Chaco Oriental, obtenida de imágenes Landsat,

La comparación de los Modelos Digitales de Elevación con la distribución de bosques permitió determinar la influencia de las Lomadas de Otumpa en la geomorfología regional, y consecuencia las áreas de influencia de cada mega abanico aluvial y su influencia en el depósito de sedimentos y distribución de selvas.

Se determinó que sin bien los mega abanicos aluviales son los modeladores del paisaje, la irrupción de las lomadas de Otumpa es la principal responsable de las áreas deprimidas al sur de la región y en consecuencia de la distribución y densidad de selvas y bosques.

De acuerdo a los resultados, en la región del Gran Chaco existe una pendiente suave cuya dirección general es de O-E. Sin embargo, las Lomadas de Otumpa constituyen una barrera natural, estableciendo marcadas diferencias a ambos lados de ella.

Según explica el Dr. Contreras, al oeste de las mismas se observan alturas superiores a 160 m, alcanzando los 200 m en su punto más alto, al norte de la formación. Sobre el piedemonte oriental las alturas descienden a 80-90 m/s/n/m.

En este caso, si bien la homogeneidad del paisaje pareciera ser la principal característica de la porción del Chaco Húmedo en territorio argentino, implícitamente existe una heterogeneidad paisajística asociada al grado de influencia de los abanicos aluviales que se desarrollan en la región.

El norte de la subregión, bajo la incidencia de los ríos Pilcomayo y Bermejo, se caracteriza por una mayor densidad y distribución de bosques y selvas, las cuales incluso alcanzan al valle aluvial del río Paraguay.

Por otro lado, la porción sur, que prácticamente abarca el centro-sur de la provincia de Chaco, la distribución de bosques y selvas disminuye considerablemente, al margen de la explotación forestal. Esta situación deriva del poco desarrollo que tuvo el río Juramento en el territorio, como resultado del desvío de sus aguas hacia el sur, debido al control estructural que generan las Lomadas de Otumpa.

"En síntesis, dicha barrera natural impidió el paso directo del río Juramento, limitando con el ello el arrastre de sedimentos, los cuales proporcionarían una topografía más elevada, propicia para el desarrollo de los bosques y selvas. Sin embargo, esta situación ha permitido que en este sector afectado en la actualidad encontremos grandes extensiones de áreas muy anegadizas de pastizales" sostiene el investigador del CECOAL y FaCENA.

Según el autor del trabajo, la importancia del conocimiento de las áreas de influencia de los abanicos aluviales es clave para la comprensión de la distribución, no sólo de las especies arbóreas, sino también de las poblaciones que allí existen.

Un ejemplo de ello es la similitud taxonómica entre las especies arbóreas en el sentido horizontal, por ejemplo, entre Chaco y Santiago del Estero, ambos influenciados por el río Juramento y no de norte a sur, donde se pueden manifestar los tres abanicos.

"Si bien ya se ha demostrado las potencialidades que poseen los Sistemas de Información Geográfica, en este trabajo han resultado ser claves como punto de partida para comprender las áreas de influencia de cada mega abanico aluvial en la región chaqueña dentro del territorio argentino" sostuvo.

La generación de modelos digitales de escurrimiento y la superposición de imágenes satelitales servirán como punto de partida en futuras investigaciones que permitan validar los resultados obtenidos, según finalizó el investigador.