“Tenemos la obligación de pensar que esto no fue un suicidio”, dijo el abogado de Lagomarsino

Rusconi sigue soprendido por la incapacidad de Nisman para comprender la precariedad del arma de su defendido, ya que se lo referencia como un hombre que dominaba otros aspectos de las tareas de inteligencia.

Páginas