Miércoles, 11 Octubre, 2017 - 11:53

Yacaré que se duerme, es cartera
Por Daniel San Cristobal (*)

¿Nos oponemos o nos hacemos los distraídos? Las elecciones del 22/10 y un análisis sobre su significado en el Chaco.
 
El análisis será corto, pero mas largo que lo que habitualmente se escribe por las redes sociales.
 
Parece ser que lecturas cortas y de titulares se imponen como cuestión de época, a tono con la licuación del pensamiento complejo y la posverdad, así que me disciplinaré en ésta ocasión en pos de obtener  algunx que otrx lector más que no sacrifique mucho tiempo.
 
Sólo serán 2 puntos centrales, para seguir pensando. Pero 2 puntos que en mi opinión están tan nítidos que no los ve quién no quiere verlos.
 
1. Macrismo y Chaco
 
El próximo 22 se define el grado de adhesión del pueblo del Chaco (y nacional)  a las políticas de Macri,  las políticas que se aplicaron y las por venir. Sin dudas esa es la primera cuestión en disputa.
 
Demoledoras para nuestra Provincia, así son y serán esas políticas de Cambiemos. Desde el primer día Macri se dedicó a concentrar ingresos, obras y toda la atención en las Provincias centrales y en el gran empresariado (si es extranjero, mejor para él). Proyecto de grandes urbes, concentrador en pocas manos y con gran desinterés de las realidades locales de las Provincias, Macri y su séquito radical-liberal no tiene buenas noticias para quienes vivimos en éste suelo, salvo para quienes tengan unas miles de hectáreas de soja o cantidad ídem de cabezas de ganado y alguno que otro más. 
 
Perdón, no quiero ser tan pesimista. Pero todo: tarifas, coparticipación, obra pública, reforma en salud y educación, impuestos, política salarial, vivienda, empleo, mercado interno, infraestructura, jubilaciones y pensiones, etc. etc. etc., nos perjudicará a la mayoría. Todo eso que desarrolló y desarrollará Cambiemos no traerá beneficios para la Provincia. Lo saben hasta los radicales que se asociaron para sobrevivir políticamente.
 
Y consumado el proceso electoral, sobre el Chaco caerán políticas desastrosas y presiones de gran envergadura que nos harán retroceder –en el mejor de los casos- 20 años. Está dicho y escrito por oficialistas y opositores, nadie se debería sorprender.
 
Así las cosas, quienes pensamos lo descripto en el párrafo anterior no tenemos otra alternativa que salir a convencer a quienes habitan la Provincia que deben votar contra Macri. No parece ser, por lo menos no con toda claridad para mí, el pensamiento del Gobierno de la Provincia. Es lo que se deduce de los sucesivos coqueteos que mantuvo con Macri desde diciembre de 2015. Y esa es una cuestión que debilita la posibilidad de una derrota contundente del macrismo: la bonhomía de Peppo con los serios daños que le infundió Cambiemos a la economía provincial y la minimización de sus proyectos futuros. 
 
Es desproporcional el peso electoral que la UCR –bajo el nombre de Cambiemos- obtuvo en las recientes PASO del 13/08, y eso tiene que ver con los favores recibidos de un gobierno provincial que despolilitizó y provincializó el debate electoral ante un contrincante que avanza en la consolidación de su proyecto en todo el país. 
 
2. Cristina juega
 
El otro punto claro que está en disputa en el proceso electoral es la definición de la oposición. Está sobre la mesa (o a merced de las urnas) qué oposición se impone , sus características, su estructuración provincial y su conducción. 
 
Sabido es que no sólo quién gobierna define políticas. Quien se opone contornea las características del proyecto que gobierna, determina sus límites, lo contiene y/o lo deja hacer.
 
Nada mejor para un oficialismo que una oposición liviana y conciliadora. Eso se está construyendo el país y en el Chaco con la connivencia y hasta alegría de una buena parte de la dirigenca que gobernó hasta 2015. Cambiemos no sólo disputa su hegemonía electoral sino que elige las características de la oposición, y buena parte de esa oposición se deja elegir. Ambas cuestiones resultan obvias y sencillas de observar en el proceso electoral, no me voy a detener en los ejemplos diarios.
 
En ese escenario, Peppo le resulta una oposición amigable con una lista mas que amigable a los deseos de Macri. No es que yo pretenda atacar a Domingo Peppo, sino que –al menos yo- veo muy claro que la única oposición posible a Macri es Cristina Fernández Kirchner, y Peppo ha demostrado con dichos y hechos que no forma –ni formará- parte de ningún dispositivo opositor que pueda conducir CFK. 
 
¿Por qué el gobernador y algunos “altos” dirigentes del FCHMM se encargan de “desmentir” que Cristina no juega en la Provincia? Por la sencilla razón que una buena parte de la sociedad entiende que sí, que Cristina disputa. Esos amplisos sectores atienden al proceso político en el que se juega mucho más que cuatro legisladores nacionales y desesperan a estos dirigentes que llegan incluso a subestimar al pueblo diciendo que “hay una confusión”.
 
¿Por qué vino Macri, 2 veces Michetti y una cantidad importante de funcionarios al Chaco? Porque la elección es nacional y la disputa tiene nivel de definición del futuro de la Nación y la Provincia y del futuro político de Cambiemos.
 
¿Quién puede oponerse a Macri con posibilidades concretas de derrotarlo política y/o electoralmente? Sólo Cristina. ¿Dónde tributaran los legisladores nacionales del FCHMM, a Cristina o “dónde diga Peppo” que están los intereses provinciales?
 
Es difícil poner en duda que el debate electoral en ciernes es nacional y el oficialismo nacional disputa su consolidación e instalación a largo plazo. 
 
Es posible que sea incómodo para compañeras y compañeros del proyecto nacional tener que avanzar con una definición de fondo en ésta oportunidad, y tal vez también para una buena parte de la ciudadanía, porque no quieren debilitar al gobierno que otrora se identificara con ese proyecto que condujo –y conduce CFK-. Pero es así en la foto de hoy: la fortaleza que obtenga el gobierno provincial no será usada a favor de un proyecto de oposición real a Cambiemos. 
 
No acompañar la lista de Unidad Ciudadana en la Provincia por parte de quienes quieren frenar el avance del macrismo es quitarle la posibilidad a Cristina de sumar legisladores nacionales que le darán mayor fortaleza para disputar en la definición de la oposición nacional. 
 
Dejar pasar el momento mirando para otro lado y evitando definiciones puede ser equivalente de pasar de yacaré a cartera.
 
(*) Militante del Frente Grande, Chaco. Contador Público 
Fuente: 
www.danielsancristobal.blogspot.com