Domingo, 17 Mayo, 2020 - 19:13

Ya que nadie lo dice, lo digo yo
Por Juan Starchevich

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Nuestro pueblo está asustado y tiene mucho miedo por esta gran amenaza de un virus que no pide permiso y se instala a su antojo donde quiere. No hay vacunas ni remedios, los médicos ya son pacientes; algo así como que te invaden el país y no tenemos ejércitos ni municiones. ¿Qué vamos a hacer?
 
Existe algo que puede servir, podría ser muy útil para este caso. No pretendo presentar un remedio porque de eso no sé nada, pero voy a presentar un alimento con características muy particulares; debemos tener presente que los alimentos también curan enfermedades y causan algunos efectos internos y externos.
 
¿Conocen las propiedades del ajo? ¡Horrible para algunos!, para los parásitos también. Espanta a las personas que se acercan; Espanta muchos virus, quizás a todos. Antiguamente los europeos lo usaban envuelto con un pañuelito colgado al cuello para no engriparse, y funcionaba, no se enfermaban.
 
Hoy no se puede salir, socializar, abrazarse, besarse, reunirse en lugares cerrados, ¿Qué más da? Es el momento propicio para picar un par de dientes de ajo crudo, un poco de sal, aceite de oliva y comerlo con un sabroso y crujiente pan. Si comenzamos a hacer esto yo pienso que en muy poco tiempo el coronavirus se vuelve a Europa.
 
¿Qué mal nos puede hacer? El Presidente Norte Americano los quería hacer tomar lavandina e inyectarse desodorante para pisos.
 
El ajo vencerá, por sus tantas propiedades antisépticas, antiparasitarias, antivirósicas. Algunos lo saben, pero ya que nadie lo dice, lo digo yo.