Miércoles, 2 Octubre, 2013 - 20:22

Votemos al Frente de Izquierda contra el ajuste
Por Néstor Pitrola (*)

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Es indudable el dibujo del presupuesto kirchnerista 2014. Su propósito: utilizar 10 mil millones dólares del Banco Central para cancelar capital de la deuda externa, la friolera de 80 mil millones de pesos sólo en intereses de la deuda.

 

El enorme déficit del fisco será cubierto mediante el impuesto inflacionario o sea con emisión monetaria y el saqueo de la Anses, el Banco Nación, el Central y otras cajas del estado.

 

Dentro de esos pagos está el cupón PBI de 4000 millones de dólares, disparado por un falso crecimiento económico 2013 del 5% marcado por el Indec de Moreno. Semejante negociado se explica por una negociación en curso más general que incluye el adelanto a Repsol, el reconocimiento de deudas de los fallos del Ciadi, la negociación con el Club de París.

 

O sea un nuevo ciclo de endeudamiento, cuando las provincias son ahogadas porque el 73,5% de los recursos van a la nación y mientras caen los gastos sociales, en salud y educación porque aumentan menos de la mitad de la verdadera inflación. No hay previsión de aumento salarial en el presupuesto.

 

Resulta ilustrativo que la UCR, el PRO y el flamante bloque de Sergio Massa, han votado la reapertura del canje a los fondos buitres propuesto por CFK, del mismo modo que reclaman un "marco jurídico de conjunto" para acuerdos tipo YPF-Chevron. La orientación social de las fuerzas políticas tradicionales no difiere de la deriva pro capital financiero internacional del gobierno kirchnerista.

 

Estas negociaciones y "aperturas" requerirán a su turno el levantamiento del cepo pero promoviendo de inmediato una devaluación monetaria. El gran capital pretende incentivar el ingreso de dólares desvalorizando la economía nacional, las tenencias de la Anses y los salarios.

 

Una devaluación de tal magnitud podría conducir a una hiperinflación, por eso pretenden complementarla con fuertes medidas recesivas como la reducción del gasto público. Una reducción de ese tipo sin tocar el edificio de las privatizaciones ni la deuda, solventando la factura del vaciamiento petrolero y gasífero o los negociados de la patria contratista, caerá invariablemente sobre el pueblo trabajador.

 

Para ello promueven un "acuerdo social" desde distintos sectores empeñados en una perspectiva de este tipo como Massa, que para ello convocó a su lista a la UIA, al macrismo y a los gordos entregadores de la CGT. Cristina reunió a los "titulares" para preparar su propio giro ahora y después de octubre.

 

La derrota en las PASO ha acentuado este giro derechista. La designación del fascitizante intendente Granados, la demagogia con la imputabilidad de los menores por parte de Insaurralde, el despliegue interno de gendarmería y ejército -Milani incluido-, complementan el giro en el plano económico.

 

Podrá haber un estado más policíaco con las luchas sociales, pero no por ello más seguridad, cuando ésta depende de terminar con el amparo institucional del delito organizado. El choque con el discurso derecho humanista es flagrante.

 

La atomización de la vieja burocracia sindical responde al nulo papel de las organizaciones obreras en la lucha contra el impuesto al salario y las demás reivindicaciones de los trabajadores, absorbida como está en la descomposición del PJ.

 

No le ha ido mejor a la centroizquierda del movimiento sindical quebrada por la cooptación K y la reconstitución de la Alianza que constituye el FAP-UCR.

 

El Frente de Izquierda luego del salto electoral de agosto, del avance en el movimiento estudiantil y sindical, hará eje en la lucha contra el ajuste a partir de la agenda de los trabajadores para que no sea la mayoría nacional la que pague la presente crisis.

- Por un salario que cubra el costo de la canasta familiar.

- Por la abolición definitiva del impuesto al salario.

- Por el 82% móvil y la dirección de la Anses a cargo de trabajadores y jubilados.

- Por el fin de la precarización laboral.

- Por la reconstrucción de la salud y la educación públicas.

- Por la gestión de la economía nacional por parte de los trabajadores.

 

(*) Candidato a primer diputado nacional por el Frente de Izquierda en la provincia de Buenos Aires.

Fuente: 
Agencia DyN