Miércoles, 12 Junio, 2019 - 10:08

Videos que podrían demostrar que la causa Lavado I habría sido “armada”, tercera parte

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En lo que va del año, pasó poco en referencia a los avances que se habrían producido en la causa Lavado I (en la que están procesados y detenidos Horacio Rey, Roberto Lugo, Susana e Ismael Fernández, entre otros exfuncionarios del gobierno provincial, y otros particulares, por el delito de lavado de activos agravado). Hasta que este lunes 3500Noticias agregó al caso un informe minucioso basado en tres videos  (a los que accedió en exclusiva) que revelan "la historia oculta" de cómo se gestó la investigación.
 
Así, el portal web mencionado, teminó este miércoles su trilogía al poner a disposición el tercer video que tiene que ver con la aparición de una cuarta persona. Vale resaltar que hasta el momento, tanto la nota 1 como en la nota 2, los protagonistas fueron referenciados como X, AB, NN manteniendo el anonimato de los mismos. Sin embargo, la incorporación de el cuarto involucrado a la trama del informe llamado "operación lavado", no cuenta con un pseudónimo, y expone nada más y nada menos que a Juan Burella,  secretario del fiscal general Patricio Sabadini.
 
Siguiendo con el método de capturar en una cámara oculta a sus interlocutores, X accedió entonces a participar de un tercer encuentro, esta vez  tampoco estaba Sabadini. La última entrevista tuvo lugar adentro de un auto.
 
 
 
-Me mandó mi jefe, -dice el hombre sentado en la butaca delantera del acompañante.
 
-¿Qué jefe?, -pregunta X.
 
-Sabadini. Yo soy el Secretario.
 
Aunque X no lo sabía, se trataba de Juan Marcelo Burella Acevedo, Secretario de la Fiscalía Federal de Resistencia y eventual fiscal federal interino, coloquialmente conocido como “Doctor Burella”. (Publicaciones de la vecina orilla afirman que hace poco fue propuesto por el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, para ocupar la Fiscalía Nº 2 ante los juzgados federales de Primera Instancia de Corrientes).
 
-Él es la mano derecha y el oído del doctor, -aclara NN
 
X se pone a la defensiva: 
-Y… lo que pasa es que yo consulté con mi abogado y me dice que nos puede traer muchos problemas, si no tengo garantías. Yo ayer después de hablar con él le conté la situación a mi abogado y me dice “podés tener problemas; de últimas -me dice- hablá con el fiscal y fijate”.
 
-Pero usted no va a figurar ni nada-, insiste NN
 
-No, obviamente, vemos cómo incorporamos eso, -agrega el secretario del fiscal-. Pero no, no podemos, no se puede hacer eso. Meterlo a usted es imposible porque el día de mañana se presenta usted, dice “No, yo no dije eso” y listo, se terminó. ¿Me entiende o no?
 
-Qué sé yo. En su momento cuando yo hablé con esta gente que le habló ustedes… veo que acá hay muchos problemas… Acá van a terminar todos amigos y nos van a dejar a nosotros… Me da cosa. Yo por ahí como era el fiscal digo bueno, a ver qué me dice, cómo viene la mano, pero con todo respeto: yo a usted no lo conozco.
 
-Por supuesto. Yo le digo a él exactamente lo mismo. Recién me acaba de decir [el fiscal], hace quince minutos, “mirá, tenés que ir a hablar con este hombre”; más o menos me explicó cómo era el tema y estoy en representación de él con absoluta confianza, pero usted está en todo su derecho…
 
-Pero aparte él también me dijo que ‘este chico’ había presentado un escrito pidiendo a ver si lo estaban investigando…
 
-Ayer o anteayer, -precisa el Secretario-. Lo tenemos ahí al escrito, no sabemos qué vamos a hacer. No tenemos nada todavía. Es más, ese escrito puede ser el motor para abrir algo. Hay que tener cuidado nomás con lo que es autoincriminación y todo ese tipo de cosas. (…) Mientras el tipo siga ahí van a seguir todos prendidos. (…) Lo que le interesaba a mi jefe era sobre todo el tema de empresas y ese tipo de cosas.
 
-¿Y eso no le pasó Amud, el amigo? Tiene todo eso él.
 
-No, eso no le pasó.
 
Sigue el Secretario: 
-Si ella [Nadia] es la que tiene información, vamos a necesitar hablar con ella, pero si ella anda bien con este hombre no le podemos pedir nada. Mucha gente ya dice que ella llega a ese cargo por información privilegiada. No es militante, nada. Así que imaginate: si llega ahí no la van a rajar ahora.
 
Nosotros lo que hacemos, sobre todo si la información es privilegiada, la trabajamos, vemos cómo la podemos incorporar, cómo hacer que eso llegue a nuestras manos sin involucrar a nadie. Pero siempre hacemos un análisis de “hay algo o no hay nada”, porque tampoco nos vamos a quemar; hacer una investigación que quede en la nada, quedamos como unos boludos. Eso no queremos. Lo que hacemos es ver, hacer un análisis de factibilidad, opciones de éxito en una causa, y si no hay nada, no se puede hacer nada.
 
Son las mismas fuerzas las que nos traen el dato: esto tiene que ver con todo, con los casos de drogas: nosotros sabemos que ahí venden droga, pero nos trae el otro. Nosotros no podemos actuar, porque no somos policías, somos una fiscalía.
 
Así que bueno, ese era el mayor interés, pero usted dice que no tiene nada de eso; el tema de empresas, vinculaciones…
 
Antes de despedirse, el Secretario apunta: 
-Yo coincido plenamente con usted en el recorrido que tiene que hacer la información para llegar a la persona indicada que apriete el botón. El tema es que nosotros no tenemos información para llegar a eso. Tenemos que ir con algo, y si usted tiene algo puede generar que alguien apriete el botón, y si le interesa juntarse con el fiscal, bueno, le llevamos esa inquietud, pero estamos ahí en el medio.
 
El autor de esta serie de publicaciones realizadas en el citado medio, explicó en su útlimo artículo que  "es necesario aclarar que en este punto nuestra opinión es tan válida como la de cualquier lector, pero a diferencia de la Justicia, si creemos que hubo un armado para 'cazar' a un funcionario, esa opinión no es vinculante". Además, cerró el tercer capitulo asegurando que su trabajo generó "desde airados reclamos por intentar favorecer al gobernador Domingo Peppo, hasta amenazas: así de significativa fue la noticia. Evidentemente, metimos el dedo en la llaga".
 
 
 
 
 

Notas relacionadas