Miércoles, 1 Julio, 2020 - 17:48

Venezuela: reacciones cruzadas por la expulsión de la embajadora europea y reformas electorales

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La expulsión de la embajadora de la Unión Europea (UE) en Caracas y el dictado de reformas electorales por parte del nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE) provocaron hoy una cadena de reacciones cruzadas en torno de Venezuela, tanto entre el gobierno y la oposición como entre las autoridades locales y gobiernos extranjeros. 
 
Por un lado, la vicecanciller de España, Cristina Gallach, convocó al embajador venezolano en Madrid, Mario Isea, para comunicarle que su país reprueba la expulsión de la embajadora de la UE, la portuguesa Isabel Brilhante. 
 
Maduro anunció el lunes que daba 72 horas a Brilhante para que abandonara Venezuela, horas después de que la UE informara que había agregado a 11 personas a su lista de funcionarios venezolanos sobre los que pesan sanciones económicas y migratorias por considerarlos responsables de “actos y decisiones que socavan la democracia y el estado de derecho” en el país caribeño. 
 
“Esta situación nos parece que se encauza y mejora a través del diálogo y no a través de expresiones como la expulsión de un representante diplomático que lo que busca es construir relaciones, paz y concordia dentro de Venezuela”, afirmó la canciller española, Arancha González Laya, según la agencia de noticias Europa Press. 
 
España fue el segundo país europeo en reaccionar, luego de que el Reino Unido se solidarizara con la UE. 
 
“Estas nuevas sanciones, que Gran Bretaña también adoptará, mostrarán que las violaciones de derechos humanos y el desprecio por la democracia en Venezuela no serán tolerados; seguiremos trabajando con nuestros socios europeos y en nuestro propio régimen de sanciones independiente para defender nuestros valores”, dijo anoche el canciller británico, Dominic Raab, en Twitter. 
 
El canciller venezolano, Jorge Arreaza, respondió hoy, también en Twitter, que “el Reino Unido ha sido el más sumiso discípulo de Washington en la agresión contra Venezuela” y “apoyó la estrategia golpista ilegal, creó una oficina secreta para la transición en Venezuela y viola los derechos humanos al pretender robarse el oro de los venezolanos en plena pandemia”. 
 
Asimismo, Eslovaquia reaccionó a la expulsión de la embajadora europea uniéndose al grupo de países que desconoce el mandato actual de Maduro por considerar que surgió de elecciones irregulares y reconoce en su lugar a Juan Guaidó, designado presidente interino por la Asamblea Nacional (AN, parlamento). 
 
“En respuesta a un nuevo paso hostil del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela contra la UE, Eslovaquia se une al grupo de 14 países (europeos) que reconocen al presidente interino Juan Guaidó”, informó el canciller eslovaco, Ivan Korcok, en Twitter. 
 
El jefe de la diplomacia de la UE, el español Josep Borrell, dijo ayer que convocaría a la embajadora venezolana, Claudia Salerno, y advirtió que podría disponer una medida recíproca a la expulsión de la representante europea en Caracas, pero hasta esta tarde no se había informado si ese encuentro se produjo. 
 
Por otra parte, oficialismo y oposición cruzaron declaraciones en relación con reformas dispuestas por la flamante conducción el CNE para las elecciones que deben efectuarse a fin de año para renovar totalmente la composición de la AN, actualmente con holgada mayoría opositora. 
 
Entre esas reformas, el organismo electoral amplió de 167 a 277 la cantidad de diputados que deben elegirse, de los cuales 48% se escogerán de manera nominal y el 52% restante, mediante listas. 
 
“No tienen excusas, nadie en la oposición tiene excusa para retirarse de la elección”, dijo Maduro por teléfono durante una transmisión de la televisora estatal VTV. 
 
Dentro de la oposición se debate si concurrir o no a las elecciones parlamentarias después de que en las últimas semanas el TSJ desconociera la conducción elegida por la mayoría de la AN, nombrara nuevas autoridades del CNE e interviniera los dos mayores partidos opositores. 
 
Al respecto, Guaidó volvió a reclamar un “proceso electoral presidencial libre, justo y transparente” como salida a la crisis institucional del país y sostuvo que ello sólo será posible con un CNE “independiente”, un Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) “imparcial” y observación internacional “calificada”, según la agencia ANSA.