Miércoles, 3 Marzo, 2021 - 18:05

Sáenz Peña
Vecinos del barrio 134 Viviendas se manifestaron en la fiscalía para reclamar por seguridad ante la comunidad aborigen

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Tras los recientes incidentes con la comunidad aborigen en el barrio 134 viviendas, los vecinos de la zona se manifestaron hoy frente a la Fiscalía para expresar su malestar por los "constantes ataques" que padecen a manos de los jóvenes aborígenes "descontrolados". 

"Nosotros somos las víctimas y no están viendo nuestro problema", afirmaron los vecinos en la vereda. 

Marta, quien vive hace 38 años en el mencionado barrio, comentó que los incidentes comenzaron hace ya cuatro años. Según recordó, los vecinos habían solicitado hace tiempo una casilla policial, pero esta fue quemada.

"Ingresan a las viviendas rompiendo puertas y ventanas. Te roban, matan los perros. Recibí un balazo en el rostro en uno de los últimos ataques el año pasado, me tiraron por una ventana", relató la vecina. Tampoco dejó de mencionar que "todos los días pasa algo. Hay policías vecinos lastimados. La policía no puede actuar porque no le permiten. En este último incidente había mucha gente; rompen la plaza, los bancos, tiran ladrilos, botellas. Hacen desastre".

Sus vecinos del barrio 100 viviendas, lindante con el 134, manifestaron que siempre han convivido y que no tuvieron problemas. Pero todo eso cambió. "Instalaron un barrio nuevo al costado y desde ese momento nuestra vida es de terror", aseguró uno de los vecinos.

Al ser consultada sobre los motivos del ataque, una de las vecinas manifestadas mencionó: "En principio no sabían qué querían, pero después escucharon que esas tierras son de ellos. Nosotros no tenemos la culpa de vivir ahí. Que le reclamen al Gobierno que fue el que construyó esas viviendas ahí".

Según se quejaron, "el gobierno tanto provincial como municipal y los Derechos Humanos apoyan a los vándalos y no a nosotros, que vivimos trabajando".

Además, mencionaron que la mayoría de los incidentes en los barrios son provocados por menores de edad, quienes se ven apoyados por sus padres.

Respecto al accionar policial, comentaron que "no les dejan actuar": "Ellos son dueño de todo, rompen todo", afirmó y recordó que, el año pasado, los vecinos tuvieron que rescatar a un agente tras haber sido atacado por casi 20 jóvenes. "Les tiran con todo, botellas con nafta prendida, envenenan a los perros", aseguraron.

Tras los incidentes ocurridos el pasado viernes 26 de febrero, donde la policía detuvo siete personas de la comunidad aborigen y éstos los denunciaron por supuesto abuso policial y tortura, se realizaron una serie de reuniones para tratar de llegar a una solución.

HACÉ CLICK ACÁ PARA COMENTAR EN FACEBOOK

Notas relacionadas