Domingo, 16 Julio, 2017 - 16:32

Una vergüenza: aún no se implementó la tarjeta SUBE en Sáenz Peña y ya rompieron el display de una de las máquinas

 
Uno de los coches que cuenta con la maquina lectora de las tarjetas SUBE, amaneció el sábado con su display roto y también uno de los vidrios de la ventanilla, denunció el propietario de la empresa de colectivos urbanos San Roque en Sáenz Peña.
 
Julián Vilar, titular de la empresa San Roque S.R.L. denuncio una vez más ante la opinión pública los hechos de vandalismo que sufren a diario los colectivos de la única empresa de transporte que tiene Sáenz Peña. “Todos los días sufrimos vandalismo o actitudes delictivas contra la empresa, no son casos circunstanciales sino que  intencionalmente rompen las ventanillas de los coches  y el elemento que utilizan para atacar a los colectivos es tan grande y contundente que pasa de una ventanilla a otra”, dijo Vilar.
 
 
Explicó que este sábado mientras realizaba la recorrida por el predio donde se dejan los coches, en el barrio Solidario, noto que uno de las ventanillas de un coche estaba rota y también el visor de lectura de la tarjeta SUBE. “Tuvimos la desgracia de que el visor de una maquina de la tarjeta SUBE instalada recientemente fue dañado. Estoy recabando información para ver cuál fue el último chofer el que dejó  la unidad y cuál es el que retomó y también hablando con el sereno para ver si escuchó algún ruido. El tema es que son muchas unidades y queremos saber que paso”, dijo Julián Vilar.
 
La unidades atacadas estaban en el predio que la empresa tiene en el barrio Solidiario , “muchas veces fuimos blanco de ataques perpetrados de distintas formas, desde una moto que pasa y dispara  con una gomera, hasta sujetos que atacan por diversión a los coches cuando van cruzando los barrios . Todo el tiempo nos están rompiendo los vidrios de las unidades y hoy se ve que subieron a la unidad con algún fierro o algo y rompieron el visor donde se leen las tarjetas”, señaló Vilar .
 
Cabe recordar que este sistema aun no está implementado en Sáenz Peña, y dijo Vilar además que en el predio donde se dejan los coches  no hay dinero, por lo que cree que “es un daño hacia la empresa, hacia el sistema, para mi es como que alguien se está oponiendo a que comience a funcionar el sistema”, concluyó el titular de la línea 1, la única línea de transporte que funciona en la ciudad.