Miércoles, 4 Marzo, 2020 - 09:49

Un vecino será juzgado por maltrato animal en Corrientes: tenía a cuatro perros desnutridos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Fiscalía Correccional y de Menores N° 1 de Corrientes elevó a juicio una causa por infracción a la Ley 14.346 contra un vecino del barrio Galván de la ciudad capital.

Según informaron este martes desde el Poder Judicial de esa provincia, entre marzo y mayo de 2018, mantuvo a cuatro perros galgos en total estado de abandono, desnutridos y minados de garrapatas.

El caso fue denunciado por el Movimiento Argentino de Protección Animal (MAPAC) y corroborado mediante informes socioambientales y veterinarios. En el expediente se encuentran una gran cantidad de fotos y videos como pruebas.

El imputado, según denunció el Movimiento Argentino de Protección Animal (MAPAC), mantuvo entre marzo y mayo de 2018 a cuatro galgos en un total estado de abandono. Al punto tal que cuando se procedió a allanar el domicilio, los perros –tres hembras y un macho– estaban desnutridos y minados de garrapatas, lo cual fue constatado en el lugar por el médico veterinario de la División Canes de la Policía de Corrientes, doctor Esteban Federico Rubiniche.

Luego, el informe socioambiental, que entre otras cosas recogió el testimonio de vecinos, evidenció que los perros también eran sometidos a castigos.

“Los vecinos manifestaron que los animales son golpeados a diario por este señor que además exhibe una conducta agresiva a las personas que se acercan e interesan por la salud de los animales”, dice el requerimiento de elevación a juicio firmado por el doctor Sosa.

Los perros fueron entregados a la titular de MAPAC, Ana Isabel Cocomarola, en carácter de depositaria judicial y hoy se hallan en guarda transitoria para poder recomponer su vinculación con humanos.

“Considero que la Ley 14.346 de ‘malos tratos y actos de crueldad a los animales’ no protege el sentimiento de piedad o humanidad para con los animales, sino a los animales como ‘sujetos de derechos’, de modo que la conducta del imputado no ha recaído sobre un objeto o cosa, sino sobre un sujeto digno de protección. En este sentido, comparto la corriente de entendimiento que observa los animales como seres vivientes susceptibles de sufrimiento”, escribió el Fiscal Correccional y de Menores N° 1 de Corrientes.

Pulsa aquí para comentar en Facebook