Jueves, 26 Marzo, 2020 - 15:00

Un sacerdote de Santa Sylvina recorrió las calles para "llevar bendición a los católicos en cuarentena"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Un sacerdote de Santa Sylvina, el padre Walter Groh, recorrió las calles de la ciudad para "llevar la bendición a los católicos en cuarentena".
 
Si bien mediante decreto nacional se suspenden todas  actividades de culto completamente, una resolución complementaria establece que "se permitirá la circulación de los ministros de los diferentes cultos a los efectos de brindar asistencia espiritual". 
 
Walter Groh realizó una caminata el lunes por la tarde con el Santísimo por la vía pública y previamente envió un audio para pedir a los vecinos que asisten a la iglesia que "respeten todas las medidas de aislamiento previstas como apoyo a las autoridades".
 
"Salí a caminar con la imagen del Santísimo y la gente desde sus casas, en la puerta, desde la ventana hacían su oración, o algún canto”, explicó el sacerdote.
 
Groh señaló que se trata de una modalidad novedosa para la región y que decidió imitar lo hecho recientemente por sacerdotes de Italia: "Tuve esas ganas de hacer lo mismo, pero después tuve cierto temor porque por ahí la gente sale y quiere tocar el Santísimo. Incluso las autoridades me decían que no era conveniente, pero con las recomendaciones a los fieles, lo pude hacer".
 
“Podemos asistir espiritualmente con todos los recaudos y es por eso que decidí salir solo a caminar las calles de la localidad”, reveló.
 
LA CAMINATA
 
"Caminé una hora, atravesé todo el pueblo de este a oeste, llegué hasta donde terminar el pueblo. Iba por la calle, pase por algunas instituciones importantes como el Municipio, la Comisaría, el Hospital, y la gente respetó mucho, con expresiones muy lindas desde sus casas, veneraban al Santísimo, tenían gestos que uno se daba cuenta que sentían que Jesús los estaba bendiciendo, visitando, saludando", comentó.
 
Y resaltó: "Hay mucha gente que habitualmente va a la Iglesia, participa de la misa los domingos y  ahora no lo puede hacer , es muy duro lo que estamos viviendo. Pero estos días que estamos mas tranquilos en casa, podemos meditar  y rezar más, creo que hay muchos aspectos positivos de esta cuarentena”.
 
"la mayoría de los pueblos tiene su religiosidad y muchas veces necesitan un signo, ver un detalle de presencia. La experiencia fue muy positiva, además estamos por la redes con la misa, con adoración todos los días  y se va  asomando un público que  no frecuenta tanto la Iglesia. Creo que sirve también para crecer en solidaridad, mucha gente se da cuenta que puede compartir con los demás un momento de escucha o algunas cosas más  materiales con gente que por ahí no la están pasando bien y prestan de alguna manera su colaboración y mejora también su relación con Dios", aseguró.
 
Al ser consultado si va a repetir esta experiencias en otra oportunidad, dijo que “la gente está insistiendo mucho para que lo haga de nuevo, pero también quiero cuidar a los vecinos y quiero colaborar con las autoridades en este sentido, pero creo que lo voy a hacer de nuevo, siempre pidiendo a la gente que se quede en sus casas”.