Viernes, 7 Septiembre, 2018 - 17:39

Un llamado a reducir las emisiones de carbono

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Representantes nacionales e internacionales debatieron en Río Cuarto sobre la necesidad de dar impulso a los biocombustibles como fuente de energía sustentable y de bajo impacto ambiental.
 
La novena edición del Taller de Etanol Combustible (TECO) organizado por Novozymes en Río Cuarto, Córdoba, se desarrolló con un objetivo común: dejar de depender de los combustibles convencionales para continuar fortaleciendo la producción nacional de bioetanol y reducir las emisiones de carbono que dañan el medio ambiente.
 
Gerard Ostheimer, impulsor del proyecto Below 50, remarcó que el mundo ya está pensando en sustentabilidad. El acuerdo de París y la ONU (organización de naciones unidas) son un ejemplo de ello. “Argentina tiene una política clara de combustibles, pero es muy moderada”-comentaba en su presentación, sobre la idea de que Argentina está en condiciones de avanzar sobre políticas favorables en la cadena de biocombustibles, pero todavía no se anima a dar el salto. En esa línea, Ostheimer, considera que el país  debería asociarse a las grandes organizaciones “verdes” que están trabajando a nivel global para favorecer las prácticas más sustentables, como el compromiso para mantener el calentamiento global menor a 2°C.
 
La automotriz Fiat Chrysler Automóviles (FCA), representada por Tomás Filiberti, responsable de homologación y regulación, explicó cómo Brasil adoptó el bioetanol y los beneficios que ello trajo. En el aspecto técnico, Filiberti comentó que para convertir un modelo convencional en uno Flex sólo es necesario incorporar un dispositivo que cuesta unos 50 dólares, llamado Sistema de partida en frío y hacer una calibración de software “Argentina se comprometió en 2015 a reducir sus emisiones, ahora tiene que ver cómo hace para cumplir con esta meta hacia 2030”
 
Patrick Adam, director ejecutivo de la Cámara de Bioetanol de Maíz le dio un marco a la situación: “La Argentina va a necesitar importar naftas nuevamente, por eso es importante desarrollar la producción nacional de etanol”. Actualmente se producen 50 millones de toneladas de maíz y se exportan 30. El desafío, según Adam, es alentar el crecimiento de la industria nacional.
 
Finalmente, Agustín Torroba, Director de Biocombustibles de la Secretaría de Energía y Minería de la Nación, consideró que Argentina se encuentra en una buena situación en materia de biocombustibles y con buenas perspectivas por delante. A pesar de ello, fue cauteloso al hablar sobre los tiempos para una eventual ampliación del corte de etanol o incluso la incorporación de autos flex, señalando que ambos escenarios son posibles y están permanentemente bajo análisis: “Es mi prioridad número uno aumentar el uso de biocombustibles, siempre teniendo en cuenta el bienestar general”.