Lunes, 8 Marzo, 2021 - 10:42

Un enorme cocodrilo se tragó a un niño, los vecinos mataron al animal y sacaron el cuerpo del pequeño

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Era una tarde como tanta otras. La familia pasaba un buen momento junto al río, nadando y riendo. Hasta que ocurrió lo peor que podía ocurrir y todo terminara en una tragedia espantosa. 

Diferentes medios de Indonesia mostraron imágenes verdaderamente sobrecogedoras del momento en que los residentes de un pequeño pueblo sacan el cuerpo sin vida de un niño de 8 años del estómago de un cocodrilo gigantesco que se lo había tragado entero frente a su padre, reporta el sitio RT.

El terrible suceso tuvo lugar a orillas del río Tempakul, en el distrito de Bemgalon, en la provincia indonesia de Kalimantan Oriental. Dimas Mulkan Saputra tenía 8 años y nadaba feliz junto a su hermano menor mientras su padre, Subliansyah, los miraba de cerca.

De manera tan sorpresiva como inesperada, un enorme cocodrilo de casi 5 metros de largo atacó a los pequeños y se tragó de un bocado a Dimas. Si bien el hombre de inmediato corrió para socorrer al niño, no logró rescatarlo. El reptil se lo había llevado, relata el medio local Tribun.

Subliansyah rápidamente pidió ayuda. Junto a sus vecinos y a la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate, organizaron una operación de búsqueda para tratar de rastrear al depredador.

Más allá de los enormes esfuerzos que hicieron todos, recién al día siguiente pudieron encontrar al cocodrilo. Entre los residentes locales y los oficiales mataron al animal y le abrieron el estómago, de donde sacaron el cadáver de Dimas que, increíblemente, estaba intacto.

En cuanto vieron el cuerpo sin vida del niño, la comunidad se conmovió y -al igual que sus padres, Subliansyah y Susi- lloraron y gritaron el nombre del niño con desesperación.

Animales peligrosos: otros casos en el mundo

Feroces, son los protagonistas de muchos episodios trágicos alrededor del planeta. Animales milenarios, aún en el siglo XXI los números indican su peligrosidad: hasta donde se sabe, son responsables de, al menos, 1000 muertes en el norte de África y Australia.

Uno de los episodios más dramáticos de los últimos meses sucedió, justamente, en el país oceánico. Si bien tuvo un final feliz, el relato de su protagonista es realmente desgarrador.

El episodio se produjo en el río Barron. En aquel momento, Mark Ridge, de 44 años, estaba en el agua cuando sintió un impacto: un reptil le había clavado sus dientes en el cráneo. Tras una intensa pelea con el cocodrilo -que le produjo laceraciones en sus brazos, hombros y cuello, y agujeros en la cabeza- logró poner sus manos sobre la mandíbula del animal, hizo fuerza para quitárselo y consiguió soltarse.

Luego, en ese terrible estado, se vio obligado a nadar unos 400 metros hasta la orilla, en donde recibió atención médica.

Pero no sólo son agresivos con los humanos, también lo son con otros animales y, aunque con menos frecuencia, entre ellos mismos. A pesar de que no es algo frecuente, a fines del año pasado, un cocodrilo adulto de casi 4 metros de largo devoró a un macho más joven en el Parque nacional Kruger de Sudáfrica.

Fuente: 
Clarín